Diversidad y Revolución cubana

Kevin Guerra

A día de hoy seguimos escuchando constantes ataques contra la revolución cubana, la cual está bajo un embargo económico por parte del Imperio, cuestionan la supuesta falta de libertades, la escasez y el encarcelamiento de disidentes políticos.

A pesar de ello el Gobierno cubano garantiza la educación y sanidad, no solo a cubanos, también a cientos de extranjeros residentes en Cuba.

Los errores del pasado

En los años 50 existían duras leyes contra el colectivo LGTBI, por otro lado la homosexualidad era un componente en la próspera industria de la prostitución en Cuba, con muchos chaperos al disfrute de la gran parte de los visitantes y militares yankees.

Cuando triunfó la revolución supuso un respiro para las clases populares, las cuales se veían asfixiadas por la dictadura de Batista.

En las primeras dos décadas de la revolución operaban las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP) encargada de perseguir homosexuales, entre otros, acusados hasta la fecha como ‘contrarevolucionarios’.

diversidad en el socialismo el pais canarioEl rol del Gobierno y activistas

No fue hasta 1979 cuando se crea la Comisión Nacional de Atención Integral a Personas Transexuales, la cual, tras constante lucha, en 2008 consiguieron que se regularan todos los procedimientos de atención médica y psicológica a éstas personas, la realización gratuita de cirugías de resignación sexual, ha permitido una mejora en la calidad de vida de estas personas.

En 1981 se publicó el libro “En defensa del Amor” del Dr.Sigfriod, donde se aclara que la homosexualidad no es una enfermedad sino una variante de la sexualidad humana.

En 1986 la Comisión Nacional de Educación Sexual opinó públicamente que la homosexualidad era una orientación sexual y que la homofobia debía ser contrarrestada por la educación.

En 1988 el Gobierno derogó la Ley de ostentación pública de 1938 y la policía recibió órdenes de no acosar a las personas LGTBI.

En el año 89 se crea el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) el cual ha creado espacios con activistas y familias de personas trans, que desde su creación se han formado como activistas. Está vinculado con la Federación de Mujeres Cubanas, con políticas destinadas a la emancipación femenina.

Desde 1993 las personas LGTBI pueden servir abiertamente al ejército.

Los cubanos con VIH desde el año 2001 han tenido acceso universal y de forma gratuita a la Terapia Antirretroviral de Gran Actividad (TARGA), desde entonces la tasa de mortalidad por VIH ha disminuido.

En 2004, Carlos Sánchez, representante de la Asociación Gays y Lesbianas para la región de América Latina y el Caribe visitó Cuba e hizo visibles los notables avances por parte del Gobierno y la sociedad cubana respecto a políticas y aceptación de las personas LGTBI.

Hombres por la Diversidad (DxH) es un grupo de hombres, que nace en 2010, con distintas tendencias sexuales y a toda persona que respete la diversidad.

Proyecto Arcoíris es otra asociación de personas LGTBI de corte anticapitalista y partidaria de la revolución cubana, aunque sostengan sus diferencias y críticas contra el Gobierno.

Fidel Castro durante una entrevista decía que fue una gran injusticia, “una gran injusticia, si la hicimos nosotros pues, nosotros. Estoy tratando de delimitar mi responsabilidad en todo eso, porque desde luego, personalmente, yo no tengo ese tipo de prejuicios”, comentaba en 2010.

Durante un congreso en 2013 el Partido Comunista de Cuba afirmó como uno de sus objetivos la no discriminación, en particular el referido a enfrentar los prejuicios y conductas discriminatorias, por diversos motivos, incluyendo la orientación sexual.

Jornadas Cubanas contra la Homofobia y Transfobia

Las jornadas son organizadas por el CENESEX, que esta dirigido por Mariela Castro, diputada y activista por los derechos LGTBI.

Al principio las jornadas dieron pasos muy tímidos pero año tras año han conseguido transformar conciencias y aportar elementos de análisis  y reflexión sobre el respeto a la orientación sexual e identidad de género, como un ejercicio de justicia y equidad social.

En las últimas jornadas se han dedicado al reclamo de espacios laborales libres de homofobia y transfobia.

El  rol de Mariela Castro

Mariela Castro es diputada en la Asamblea Nacional de Cuba y directora de CENESEX, que en sus primeras décadas se concentro en acabar con la herencia del machismo, que se expresaba en forma de homofobia.

Muchos pueden pensar que al ser hija de Raúl Castro le ha abierto todas las puertas y en realidad, eso ha tenido sus ventajas y desventajas, no iban a aceptar al colectivo LGTBI porque a ella se le ocurrió. Desde el centro realizaban una labor importante y de luchas de poder.

La autoorganizacióncolectiva promueve el marco de derechos políticos en Cuba ha habilitado el espacio para que ciertos movimientos feministas y LGTBI reivindiquen su lucha y la lleven a las instituciones del Estado cubano y la incluyan en el imaginario revolucionario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×