En Tenerife permanecen bloqueados más de 200 inmigrantes magrebíes trasladados desde Gran Canaria que quieren embarcar hacia Huelva

El discurso de la “invasión” y otras sandeces queda reducido a la nada cuando se evidencia que el objetivo de los inmigrantes es llegar a Europa

Los inmigrantes no se quieren quedar en las Islas Canarias

Mientras en las Islas se fomentan discursos de odio contra los inmigrantes, la realidad desmonta los tópicos y relatos distorsionados que se han venido edificando a lo largo de los últimos meses. La realidad —aunque les pese a algunos— resulta ser profundamente caprichosa. El discurso de la “invasión” y otras sandeces queda reducido a la nada cuando se evidencia que el objetivo de los inmigrantes es llegar a Europa.

El Estado español y la Unión Europea están utilizando las Islas como enorme colonia penitenciaria. Esa es la realidad que subyace de fondo. Al parecer Canarias siempre debe tener una utilidad; si no les sirve a los europeos como enorme geriátrico, bien puede servir como una enorme prisión al aire libre o campo de concentración.

Contradicción colonial

Los inmigrantes se pueden mover por Canarias, pero no pueden trasladarse a territorio peninsular. Una vez más, se ponen sobre la mesa los desencajes coloniales que caracterizan la realidad canaria. Las Islas —aunque les duela a los profundamente españolistas— se convierten en un limbo territorial para los inmigrantes: el territorio isleño queda fuera de la continuidad territorial española y europea. Esa es la realidad.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×