ERC y PSOE quieren cerrar el ciclo: presos/as a cambio de autonomismo y monarquía

JXC y ERC llegaron más lejos de lo que querían el 1 de octubre cuando la gente hizo suya la lucha por la autodeterminación y puso el cuerpo para defender el referéndum

Oriol Junqueras, como presidente de ERC, bendecía la aproximación entre Sánchez y Aragonés: renuncia a cualquier unilateralidad, minimiza y habla del 1 de octubre en tono de disculpas, de reconciliar, acepta los indultos como gesto, y se compromete a trabajar en un nuevo ciclo, en el marco autonómico en espera de que algún día el Gobierno acepte un referéndum de autodeterminación … la vía escocesa.

El lugar para teatralizar el inicio de esta “nueva” etapa (es decir, el retorno a la vieja etapa de estabilización del autonomismo que tan bien desarrolló Jordi Pujol) entre Sánchez y Aragonés no podía ser mejor elegido: Foment del Treball, en su 250 aniversario, en la sede de la patronal catalana hostil con todo el proceso independentista. En un homenaje al Conde de Godó, uno de los grandes de España, propietario del diario conservador La Vanguardia. No podían faltar a la ceremonia, los dos máximos dirigentes de CCOO y UGT, Javier Pacheco y Camil Ros.

Indultos en marcha a cambio de estabilización autonomista. Este es el acuerdo que quieren imponer PSOE y ERC. Mientras, más de 3.000 catalanes siguen perseguidos/as por las instancias judiciales y policiales (también los Mossos). La traición al 1 y el 3 de octubre están servidas en nombre del realismo … de un realismo en el sentido monárquico.

Pero puede haber renuncia, pero no hay retorno al pasado. La situación viene marcada por una profunda ruptura del pueblo catalán con el Rey y el Estado, por un cuestionamiento creciente del papel de la Monarquía y por una crisis económica de una profundidad brutal que volverá a ser el acelerador de las reivindicaciones democráticas.

JXC y ERC llegaron más lejos de lo que querían el 1 de octubre cuando la gente hizo suya la lucha por la autodeterminación y puso el cuerpo para defender el referéndum. Y el 3 con la huelga general, fueron un punto álgido de empoderamiento popular que atemorizó no sólo al estado y las fuerzas constitucionalistas sino también a la derecha catalana: la económica, con Foment y La Caixa al frente, que huyó; y política, con JXC y ERC que buscan el aterrizaje autonomista a toda costa. Los 3 años de gobiernos tímidos y erráticos presididos por Junts y el “nuevo ciclo” que quiere impulsar ERC, son intentos de huir del embate con el estado que supuso el octubre del 17 y sus consecuencias. Necesitamos una alternativa para no dejárnoslos quitar.

Los mismos que buscan este autonomismo renovado son quienes nos quieren aplicar unas políticas económicas contra la crisis al servicio de los grandes capitales (como con el reparto de los fondos Next Generation), y que acabaremos pagando los trabajadores. El Gobierno Aragonés nombra como Conseller de Economía a Jaume Giró, directivo de La Caixa: toda una declaración de intenciones.

La lucha contra el desmantelamiento industrial aún vive pendiente del cierre de Nissan, sin una perspectiva de reindustrialización y con las huelgas de las subcontratas. Los desahucios siguen creciendo, también la represión para imponerlos. Los servicios sociales han estado en huelga porque no quieren ninguna complicidad con estas políticas y reclaman recursos para ayudar a la creciente población con necesidades extremas. También sigue la lucha contra el racismo institucional y los CIE ‘s; la defensa de la sanidad, educación y servicios sociales públicos, ante las políticas privatizadoras y precarizadoras; la defensa de las pensiones contra los recortes que quieren imponer desde el Pacto de Toledo y un largo etcétera.

En todas estas luchas que nos confrontan a los gobiernos de ERC-JXC y al Gobierno del PSOE-Unidas Podemos, se forjan las bases que han de permitir la ruptura con la monarquía. Cada vez está más claro que la República Catalana o será de los y las trabajadoras, o no será. Esta es la tarea de levantar una alternativa desde la izquierda, comprometida con la clase obrera y los sectores populares. Este es el compromiso con el que firmamos el acuerdo de las 12 organizaciones que hoy reúne la candidatura CUP-UNCPG.

 

Lucha Internacionalista

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×