Jóvenes cadetes

Fecha, Semana Santa 2017.

Lugar: indeterminado.

Definición: “Campamento cívico-militar para jóvenes entre 15 y 21 años que quieran conocer de cerca cómo trabajan profesionales de la policía, ejército y emergencias.”

Hay que recordar, hacer memoria para no caer una y otra vez en las mismas piedras. Admiro profundamente el trabajo de las investigadoras que se zambullen en los archivos históricos dispuestas a margullar en la neblina de los documentos, fechas, personajes y relatos, a fin de traer al presente la vida de nuestros antes. Para traer luz a la tragedia que supuso la Guerra Civil en Canarias que casi deja nuestra tierra despoblada (entre asesinadas, desaparecidas, huidas y emigrantes). Fueron unos antivalores prepotentes, belicistas y totalitarios los que rigieron el s.XIX, una época nefasta para todos los pueblos del planeta. Son los mismos que llevaron a formar el maldito encuentro de las Azores, donde tres presidentes embrutecidos decidieron aplicar una solución definitiva sobre medio oriente, y claro, de aquellos barros estos lodos…

Lo del campamento “Jóvenes Cadetes” promocionado por elementos como “don” Bermúdez, es un claro ejemplo de esa desmemoria selectiva, que nos anula y trata de hacernos pensar que todo ese dolor que producen las guerras de los poderoso es poco menos que, fruto de la imaginación. Rozando el chiste, esta gente va camino de montar una “Loca Academia de Policía” al más puro estilo hollywodiense en nuestra isla. Vamos, que resultaría una broma jocosa sino dejase ver lo trasnochado y casposo de ciertos reservistas que se han lanzado a esta absurda empresa. Coordinándose con otros elementos del “godo” han importado un modelo de entrenamiento paramilitar (las cosas como son) afín de inculcar a los cuatro changas que se “enrolen” valores propios de una cultura belicista y cobarde que siente miedo del “otro”, y por eso se prepara para defenderse. O quizás para atacar no se sabe bien a quién.

Es llamativo el número de personas y organismos públicos que están colaborando con este evento. En orden de nombramiento en su página web se mencionan: “Área de Cultura del Ayuntamiento de S/C de Tenerife, el Área de Turismo del Ayuntamiento de San Cristóbal de La Laguna, y el Cuerpo Nacional de Policía (Área de Participación Ciudadana).” Pensemos un segundo ¿Están legitimados dichos organismos a apoyar una empresa privada de este tipo?  A título personal los responsables de dichas áreas son bien libres de hacer lo que les venga en gana, ahora bien, como instituciones públicas y que se deben al conjunto de la ciudadanía es muy dudosa su participación en este evento. ¿Cómo y cuándo podemos hablar de una cultura de la defensa en Canarias? Recordemos que recientemente se celebró el aniversario del “No a la OTAN” que entre otros fue apoyado masivamente por el pueblo canario, por ello, que a día de hoy tanto el Ayuntamiento de La Laguna como el de Santa Cruz apoyen este tipo de eventos es un claro ejemplo del viraje y de las posiciones políticas que sostienen disfrazadas de ciudadanismo. Me parece una muestra de desidia juntar palabras como “cívico” y “militar”, resulta aberrante, es propio de facciosos, y está más cerca de posiciones políticas como la de Marie Le Pen que al sentir popular del Archipiélago. Veamos, y ¿qué pinta aquí el Área de Turismo? ¿Acaso es esa la imagen que queremos mostrar a quienes vienen a Canarias a buscar un lugar de reposo? Chiquito exotismo, al urbanismo depredador que está acabando con nuestros montes y con el litoral ahora añadimos una juventud adoctrinada como en los tiempos del franquismo. No se preocupen ustedes de los problemas de vivienda en barrios como el de Taco (por poner un ejemplo, no el único), sino de que los jóvenes aprendan a marchar, recibir órdenes y a interiorizar la sumisión, así nos va… Y por último el Cuerpo de Policía, a ver qué interés tiene esta gente en que un grupo de reservistas nostálgicos pongan a unos pibes bajo sus órdenes ¿para qué si  existen academias y cuerpos de sobra para que quien quiera pueda sacarse unas oposiciones?

Pero vayamos a lo que la organización de este evento dice del mismo. Quizás como dice una amiga este perdido “en la nebulosa de mi queja” y vea fantasmas donde no los hay… Por si acaso, para muestra un botón, o mejor dicho un logotipo.

El florete, y esas extrañas líneas pueden no decirnos nada aparentemente. Pero basta consultar un libro de historia (de esos que se usan en la ESO que no dicen nada de Canarias pero si de las glorias de los Austria) para comprobar que es una reproducción del estandarte de “Tercios Viejos”. Dicha unidad creada por Carlos I de España constituyo un cuerpo de “élite” dentro de la infantería española en 1536. Peripecias de la historia, a día de hoy es la “Legión” quien dentro de FFAA del Estado Español ha heredado parte de la simbología y tradiciones de los históricos destacamentos que combatieron en batallas como la de Flandes o tantas otras. Puesto que no soy historiador (ni lo pretendo) tomare un ejemplo de la “cultural popular”, la película de “Alatriste” basada en la obra homónima de Arturo Pérez Reverte que narra las desventuras de un soldado de fortuna que se enrola en varias ocasiones en este cuerpo. El escritor, noveliza la vida triste y oscura del protagonista y el desapego político que padece el pueblo víctima de una corona ensimismada y totalitaria. Ahora, me pregunto ¿se creerán estos muchachitos una especie de relevo espiritual de esos “Tercios Viejos”? ¿Tendrán furrieles? ¿Se despedirán de sus compañeros con un “Santiago y Cierra España” al más puro estilo quijotesco? La mente humana es maravillosa y crea ficciones muchas veces por capricho pero cuando estas se mezclan con la política la cosa se puede volver bastante siniestra y oscura. Recuerden ustedes que las personas son extraordinarias, no el enemigo.

 Sigo, leyendo y revisando el material que ofrecen en su web y me sorprende lo siguiente:

Los organizadores somos un grupo de veteranos de las FFAA y reservistas del ET, reunidos en la agrupación conocida como Patrulla Táctica “General Ruíz de Oña””

Dicho general fue responsable del “Centro de Cultura e Historia Militar de Canarias” ubicado en el Fuerte Almeyda en Santa Cruz de Tenerife. Consultando la  hemeroteca y sin mucho esfuerzo se puede comprobar que esta “agrupación” o “Patrulla Táctica” ya homenajeo al general cuando concluyo su labor en 2016. Es decir, se va aclarando la relación política e institucional que mantienen los organizadores del campamento. Y es que no es ningún secreto ellos lo reivindican.   Pero, ¿cómo se definen?

El Campamento está completamente al margen de cualquier ideología política o filosofía, y en ningún caso promueve la belicosidad, sino la vocación de servir y el respeto a quienes lo hacen de manera responsable y profesional.”

Disculpen, que lo ponga en duda. Ustedes si están manifestando una posición política e incluso ideológica al ser personas que pretenden inculcar “valores” estos no pueden ser extraídos de la “nada” o asumir que han de ser alguna forma positivos per se. Aun cuando lo enmascaren de ciudadanismo.  Los valores tienen siempre un sostén material e histórico que debe ser discutido y analizado, para generar consensos sí, pero para también comprender que no queremos ser como sociedad.

Pongamos el ejemplo de Acción Ciudadana, grupo ultraderechista que participo del golpe militar en Tenerife ya postulaba siendo un grupo de “civiles” valores semejantes a los que aluden (Disciplina y Sacrificio). En definitiva fueron una banda de asesinos y delatores que se dedicaron a atemorizar a la población cuando no a eliminar a paisanos cuyo único crimen (y a veces ni eso) era el de defender unas ideas concretas.

Así se dio la historia, mucho cuidado con aludir a cierta neutralidad cuando de lo que se trata es de crear vías paralelas para inculcar a los jóvenes una moral castrense, máximo cuando aquí se vivieron las atrocidades de una Guerra Civil y de una dictadura caudillista cuyo máximo líder se impuso durante cerca de 40 años. Que afirmen no querer promover una cultura belicosa pero que lleven a jóvenes al monte a patrullar y a experimentar la vida dentro de un destacamento de la Policía o de las FFAA es una incoherencia tal que daña a la vista.  Bien les valdría sustituir su lema por el clásico “Si Vis Pacem Para Bellum” y nos ahorramos todos los discursos falsificadores y buenrrollistas.

Por último, recordar la inmensa labor social que hizo el movimiento insumiso en Canarias. Colectivos como el MOC (Movimiento de Objeción de Conciencia) son un ejemplo para todas, con compañeras que tomaron decisiones plenamente conscientes, escapando, o incluso llegando a ser encarcelados afín de acabar con la obligatoriedad de la “mili”. O en tiempos más recientes, logros como declarar al municipio de La Orotava como un territorio de paz (donde no se pueden realizar campañas de reclutamiento). Eso AQUÍ, en Tenerife, donde en el s.XXI cuatro reservistas que ya huelen a naftalina, pretenden recuperar los valores propios de una cultura enfermiza y perpetuadora de miedos y rencor.

Señoritos, la OJE (Organización de Juventudes de España) está acabada, y lo que tratan de organizar es incluso más extremistas y desquiciado. Ustedes son unos fantoches y más le valdría hacer la maleta y mandarse a mudar que querer convencernos de que están haciendo algún tipo de labor social cuando lo que buscan es compensar sus egos maltrechos a costa de un grupete de pibes desubicados.

 

Miguel Ángel Delgado Valentín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×