Lo que la verdad esconde

¿Pretendían el alcalde de Adeje y rey de la sátira José Miguel Rodríguez Fraga y el Todopoderoso empresario Amid Achi expiar sus pecados capitales en su viaje al Vaticano con motivo del centenario del CD Tenerife?

A juzgar por sus jocosas estampas como si de bien nutridos dinosaurios se tratara, todos varones, dicho sea de paso, en la fotografía junto al Papa Francisco no parecen muy avergonzados, no.

Resulta curiosa la unión y armonía de estas dos personalidades que, sin ningún tipo de pudor, no vacilan en mostrar después de que se supiera que son los artífices de la reclasificación de un terreno agrario en Callao Salvaje para urbanizar el equivalente a once campos de fútbol con la intención de perpetuar la arcaica y denostada política urbanística del municipio.

Pero no pasa nada, no pasa nada porque mientras haya sellos portátiles lo tienen todo hecho, ya sabemos que llenar la isla de cemento no es el camino a lograr un buen tejido productivo y gestión del territorio eficiente y respetuoso con el medio, que el plan urbanístico setentero solo beneficia a unos pocos, pero bueno, lanzan sus famosos lemas y pines de quita y pon y queda arreglado, total, su desmesurada confianza no les permite ver más allá. Lo que se les da bien es vender, se nota que lo han hablado con ese sabor a ponzoña propio de las lenguas traidoras en su “última cena”, que es donde se llega a los mejores acuerdos. Vendernos las grandes y repetidas mentiras con las que nos han bombardeado desde hace 35 años, como una cruel burla al pueblo, el mismo pueblo con jornadas maratonianas y sin acceso a un alquiler decente. Al fin y al cabo, lo que importa es el marketing.

Aun así, por si acaso van a ver al Papa, aunque no pinten nada, que hacerse una foto con Jorge Mario Bergoglio da muy buena imagen y de paso se confiesan a ver si les perdona estas cosillas, la codicia de unos y la filargiria de otros, su pecaminoso amor al poder.

Entre tanta manifiesta religiosidad suponemos que tiene cabida lo que decía Santo Tomás de Aquino, aquello de «la avaricia es un pecado contra Dios, al igual que todos los pecados mortales, en lo que el hombre condena las cosas eternas por las cosas temporales». Y es que con el Puertito de Adeje lo han dado todo, se han lucido, han hecho alarde de su compromiso con el medio y con las peticiones sociales. Pero bueno, no nos sorprende, en el gobierno municipal de Adeje se lleva mucho lo de ir a Dios rogando con el mazo dando; y aquí nos deja otra vez nuestro alcalde Rodríguez Fraga y sus compadres otra buena prueba de ello.

 

Podemos Adeje



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×