“Lo viejo conocido”

Aún sin alcanzar el pico de fallecidos, los políticos no entienden que la Hora del Planeta ha llegado y toca a rebato, llama a repaso… y fuerza el reposo.

La ministra Celaá, asegura:”Si no se vuelve a las aulas, habrá que incorporar contenidos de este curso al inicio del siguiente”, obviando reflexiones que se han dado en las familias, balcones y redes sociales durante el confinamiento, con llamadas a humanizar y socializar los ámbitos de formación y producción.

El déficit de inversión en políticas preventivas y de base formativa a favor de la autogestión de la salud han provocado ese plus de quebranto de salud general, y anímico ciudadano y en profesionales de la sanidad, al enfrentarnos a esta pandemia con escasos recursos públicos e individuales…que exigen reparación.

Esta pandemia debiera ser el comienzo de un fin, del que poco sirve lo viejo conocido. Una llamada, a que el ministerio de Educación, incluya en el curriculo escolar, formación básica en nutrición y condiciones ambientales del descanso (en Suiza han suspendido el 5G) para autopreservar la salud a partir de un sistema inmunitario activo ante cualquier agresión. Explicarles con naturalidad a qué se debe un estado febril y la conveniencia de no “apagarlo” a la mínima.

Los adultos, aceptar con naturalidad que, si aún no somos una humanidad fracasada, si hemos creado un sistema que nos lleva al fracaso civilizatorio. Que la única esperanza es integrar en las familias niños con una formación holística sana y no alineada a favor de un sistema materialista, pues son los únicos portadores de imaginación y el mejor modelo vital para sus mayores.

 

Lulen Lizaso Aldalur




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×