Quiénes están detrás de los apoyos al Proyecto Chira-Soria

Dime con quién andas y te diré quién eres. Bajo este dicho encontraremos otra manera de descubrir el verdadero fondo del Proyecto Chira-Soria, la gente de la que se rodea Antonio Morales en los actos orquestados para que la población perciba que el proyecto tiene apoyo científico, social, político, etc.

Recientemente se publicaba en diversos medios un nuevo panfleto a favor de Chira-Soria, ni más ni menos que la Demarcación del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Las Palmas mostraba su apoyo, junto a los fundadores de ASCAN. Pero vamos por partes, resulta que uno de los vocales del citado Colegio es ni más ni menos que Yonay Concepción, el director técnico del proyecto, casi nada. Además, el actual decano Julio Rodríguez Márquez fue el vicedecano del equipo que dirigía José María Hernández de León, condenado por la Audiencia Provincial en el caso Anfi Tauro cuando era responsable de la Demarcación de Costas, aunque posteriormente fue absuelto por el Tribunal Superior de Justicia Canario al no poder probarse las acusaciones. En otras palabras, un organigrama que es ejemplo del paradigma de protección medioambiental y de objetividad en sus análisis por no tener vinculación alguna con el proyecto, aunque únicamente se basen en argumentos de autoridad sin ningún tipo de apoyo empírico en sus declaraciones, a pesar de su condición de ingenieros.

Por la otra parte, los que fueron presidentes de la Asociación Canaria de la Naturaleza (ASCAN) de 1970 a 1994 utilizaron el nombre de esta asociación, para enfado de sus miembros actuales, con el fin de defender dicho proyecto. Se trata de Luis Cristóbal García-Correa Gómez, Servando López Peláez y José Julio Cabrera. Como veremos, sobre todo los dos primeros, son ejemplos personificados de caciques insularistas. El señor Luis Cristóbal García-Gómez ocupó 13 puestos políticos en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y hasta hoy acumula 9 honores nobiliarios, como el de Caballero Gran Placa de la Imperial Orden Hispánica de Carlos V, u otro menos pintoresco como Mesnadero de Castilla de la Muy Insigne Hermandad de Ricoshombres de Mesnada. Tanto este señor, como Servando López Peláez, fueron galardonados por la institución que preside Morales con “Honores y Distinciones” en el año 2019 por su “conciencia medioambiental”. En el caso de Servando López, dicha conciencia no le impidió desarrollar una fructífera carrera empresarial, desde la consultoría, pasando por la restauración, hasta llegar también a la sostenible actividad hotelera. Además, sorprende que lo galardonen por su conciencia medioambiental en 2019 y actualmente se encuentre en litigio con la Consejería de Transición Ecológica, al reclamar la aprobación de un plan (Plan Parcial B de Tauro, en Mogán) que afecta a varias parcelas de terreno protegido de las cuales es propietario, otro ejemplo de coherencia. Mientras que José Julio Cabrera es geógrafo y uno de los defensores de Risco Caído. Como sabemos, el Cabildo que preside Antonio Morales apostó fuertemente por este yacimiento, lo que me parece perfecto, pero en Gran Canaria tenemos otros enclaves que piden a gritos protección desde hace décadas, incluyendo zonas con marcadores astronómicos demostrados igual o más impresionantes que Risco Caído. La falta de equilibrio a la hora de proteger y mediatizar uno frente al menosprecio y abandono de la mayoría de yacimientos es un ejemplo más de la incoherencia e hipocresía de esta institución. En este sentido, no era de extrañar que Morales cuente fácilmente con el apoyo de uno de los impulsores de Risco Caído.

Pero por si esto fuera poco, sigamos desenmascarando los perfiles que buscan apoyo para el proyecto Chira-Soria. En el caso de la plataforma de apoyo Sí al Salto de Chira, podemos encontrar a Rafael Hernández González, un ingeniero que se presenta como “vinculado a la generación de energía eólica”, en lugar de decir directamente que lleva más de 30 años desempeñando su actividad en CEPSA y actualmente es responsable de los servicios y proyectos de seguridad en esta empresa, como se puede comprobar en Linkedin. Es curioso que los medios de comunicación, incluso alguno que se autodenomina diario independiente, lo presenten como miembro de la plataforma y vinculado a la generación de energía eólica sin mencionar su verdadero puesto. La otra cara visible de esta plataforma es Stefanie Manns, la embajadora del movimiento de Greta Thunberg en Gran Canaria. En este caso su perfil si corresponde a la de una activista medioambiental, pero solo el tiempo dirá hasta que punto trata de encontrar notoriedad o si realmente se preocupa por nuestro medio ambiente. El caso es que la itinerante activista parece desconocer la realidad de las islas y no es quién para ir imponiendo a los canarios una manera de defender lo nuestro. Ambos menosprecian las alternativas que se pueden presentar a corto medio plazo para disminuir la huella de carbono hasta encontrar un método de almacenamiento de las energías renovables eficiente y que no suponga acabar con uno de los pocos espacios intactos de la isla, venden este proyecto como única opción para dejar de quemar combustible, cuando saben perfectamente que seguirá sucediendo con Chira-Soria.

El apoyo de los “agentes sociales”

Por último, el más pretencioso de los eventos a favor del proyecto fue denominado como el “acto de apoyo de los agentes sociales”, dichos agentes sociales son las patronales de hostelería y turismo, representantes insulares de CCOO y UGT, la delegada de Red Eléctrica de España, el Instituto Tecnológico de Canarias, así como todos los grupos presentes en el Parlamento de Canarias. Curiosamente todos y cada uno de estos “agentes sociales” son los mismos que ayudan a perpetuar el modelo del monocultivo turístico en Canarias y quienes no ven alternativas más allá, quienes aplauden una dependencia que genera una gran insostenibilidad ambiental, una actividad que ya se ha cargado una buena parte de nuestro territorio a cambio de ser una economía débil con alta dependencia,  altos niveles de paro, pobreza y su apoyo a Chira-Soria es la prueba perfecta de que la verdadera pretensión acerca de las energías verdes es que supongan el nuevo pelotazo especulativo con el pretexto de la emergencia climática.

J. Pablo Monzón

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×