La saudade que provoca un rojo clavel

Llegué a Lisboa un 10 de junio por la mañana, lo recuerdo con exactitud porque me encontré la ciudad vacía, las calles desiertas y los comercios cerrados. Solo algunos grupos se arremolinaban con banderas y bufandas en determinados sitios. Pregunté al azar qué festejaban y me dijeron que esa noche se juagaba la Taca, la copa de fútbol de Portugal, porque era el Día Nacional que coincide, o se hace coincidir, con el aniversario del fallecimiento de Camoens, el poeta nacional y autor de “Os lusiadas”, la gran epopeya portuguesa. Por la tarde, ya Lisboa se había galvanizado y la gente había tomado las calles para refrescarse con la brisa atlántica, asar sardinas y beber vinho verde. Por supuesto fui al partido…. Leer más
×