Una sociedad que necesita respirar Cultura

El sector cultural no había terminado de recuperarse  de la crisis del 2008, pero poco a poco, iba resurgiendo. Las empresas e instituciones iban abriendo sus puertas a todos esos artistas que tuvieran algo que aportar a la sociedad a través de sus creencias, de su Arte, de sus costumbres o, incluso, de  su moral.

Los artistas, por otro lado, estábamos encantados de conseguir un equilibrio entre lo económico y lo social, de ir viendo cómo en  cada paso conseguíamos dignificar nuestra profesión, porque independientemente de lo que piense cada uno, los artistas no vivimos del cuento, ni somos una cuadrilla de colegas que organiza las fiestas de un pueblo, ni nos dedicamos a esto por un simple hobby. Nosotros somos profesionales y trabajamos por y para la ciudadanía.

La cultura tiene una función social y nosotros somos los encargados de repartir esas creaciones y producciones entre el público. Somos hijos de nuestro tiempo y con nuestra expresión creativa ayudamos a ver el mundo a través de los ojos de los demás, así como de aumentar el bienestar general de las personas, porque la Cultura forma al individuo en su perfil intelectual, social y sobre todo, humano.

Son muchos los que reflexionan sobre sí mismos después de consumir cultura. A través de ella, los seres humanos se exprimen, toman consciencia de lo que son, le buscan el significado a las cosas y se terminan volviendo personas racionales, críticas y éticamente comprometidas.

El Dr. Enrique Banús decía: “el ser humano necesita expresar muchas cosas y eso es tan vital como la supervivencia, porque es otro grado de supervivencia”. Y a través de ese Arte que creamos, nosotros, los artistas, sobrevivimos. Porque bajo nuestro sello, está esa esencia que define quiénes somos y cómo lo expresamos.

Con nuestras disciplinas, trasmitimos esas ideas, emociones y sentimientos que forman parte de nuestra vida diaria y son la mejor terapia, tanto para nosotros como para nuestro público.

La Cultura es la forma de expresión más maravillosa que puede tener el ser humano” y ahora, es un período creativo para muchos, pero también de bloqueo e incertidumbre para otros porque no sabemos  qué pasará después que pase esta pandemia.

Queremos ser positivos y estar unidos, pero todos los que nos dedicamos a ello, sabemos de primera mano que este sector, será uno de los últimos que volverá a estar activo, y eso, nos hace dudar y también plantearnos muchas preguntas.  Como por ejemplo: ¿qué haríamos estos días de confinamiento sin cultura? ¿Serían tan amenos como lo están siendo? Esa respuesta, a día de hoy, creo que es de las pocas que tenemos claras porque es evidente. Los trabajos culturales están siendo consumidos masivamente durante esta cuarentena, y con ello, estamos ayudando a aliviar esta situación, haciendo que el encierro sea más llevadero.

Ahora es cuando realmente hemos empezado a valorar más lo que siempre hemos tenido a nuestro alcance, dándonos cuenta que tan necesaria es para la sociedad. Sin un buen libro, una sesión de cine, unos videos tutoriales de danza, una canción que nos anime, o unas pinceladas que nos relajen, no hubiéramos encontrado parte del equilibrio que es necesario para matar tanto tiempo libre donde el encierro se hace eterno.

Por eso, creo a partir de ahora, estos héroes del entretenimiento merecen también unos aplausos, porque han llegado con su Arterapia y nos han aliviado muchos males, haciendo que florezca la ilusión con cada interpretación, con cada composición musical y con tanto sentimiento puesto en cada creación. La sociedad los necesita, ahora y siempre. Y la mejor forma de demostrarlo, es después que todo esto acabe. Pido por ello un compromiso por parte del Gobierno, para que sigan respaldando al sector cultural una vez finalice esta pandemia y podamos seguir respirando cultura en nuestra sociedad, así como recompensar este “stand by” que hemos sufrido los creadores de cultura.

Nosotros,  seguiremos trabajando, y también nos seguiremos defendiendo, porque “el ser humano se defiende con Cultura, incluso en las situaciones extremas”. De momento, desde casa,  acompañándote en cada uno de esos momentos que necesites ver la vida desde otra mirada.

 

Beatriz Gómez

Foto de portada: fragmento de “Obsolescencia programada”, 2012. Noelia Villena




Un comentario sobre “Una sociedad que necesita respirar Cultura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×