Hospital viejo: historia de un desvalijamiento consentido

Dicen que hay determinadas imágenes que valen más que mil palabras. Lo peor de las imágenes que uno puede ver cuando mira el edificio del Hospital viejo, es que faltan palabras: nos las han intentado robar como si fueran los vidrios o las puertas o los armarios que una vez estuvieron ahí cumpliendo su función. Leer más