El Cambio

 

La vida entera,

rumiando un cambio,

que nunca llega.

Aunque en este día incierto,

lo vea escrito por las aceras.

Por las cabinas sin uso,

de teléfonos colgados.

Escrito sin tinta incluso,

Hasta en el vaho del baño,

cuando limpio mis orejas,

para ver si escucho el halo,

de un murmullo pronunciado,

por las bocas que cercenan.

Este cambio cacareado,

en las teles y en diarios,

que no cambiando de dueños,

me prometen nuevos tiempos,

como por arte de magos.

Este cambio que te ofrecen,

aunque dependa de pactos,

con los mismos que ayer mismo,

sentenciaron tu condena.

Este cambio nada cambia,

viejos perros nuevos amos,

lindas cadenas a esclavos,

que huyen del andar solos.

Nuevo hurto a nuestro anhelo,

nueva palabra robada,

cuando el cambio que proclaman,

sólo es celda acomodada.

José Miguel Martín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×