SOMOS LANZAROTE apuesta por una candidatura transformadora unitaria, elegida desde la ciudadanía y que “anteponga a la Isla frente a las siglas”

Propone al resto de fuerzas de izquierda articular un foro ciudadano insular del que salga una candidatura y una agenda de reivindicaciones ante el Estado, de cara al 26-J

La candidatura tendría que responder ante esa asamblea ciudadana, por encima de jerarquías partidistas, haciendo real la  cercanía y participación democrática

Lanzarote, 13 de mayo de 2016.- La organización transformadora insular SOMOS LANZAROTE ha remitido a las otras tres fuerzas con representación en las instituciones de la isla (Podemos, Ganemos Lanzarote e Izquierda Unida Canaria) una propuesta de alianza estratégica en la que participen todas las fuerzas transformadoras de cara a las próximas elecciones generales de 26 de junio.

La iniciativa busca que, más allá de las siglas, se promueva un foro o asamblea ciudadana “por el cambio” de cara a dichos comicios, en la que los miembros de la candidatura se elijan mediante  votación democrática y directa de toda la población de Lanzarote que desee participar, elaborando también el programa de reivindicaciones que Lanzarote y Canarias debe exigir ante el Estado español durante los próximos cuatro años. El objetivo es “cambiar las políticas de  desigualdad,  destrucción de derechos,  insostenibilidad ambiental y abuso contra los derechos de nuestro pueblo” que han llevado a Lanzarote y Canarias a alcanzar los peores indicadores socio-económicos del Estado.

Además, desde SOMOS LANZAROTE animan al resto de fuerzas a que se haga realidad una experiencia de verdadera participación ciudadana, no solo en la elaboración de la candidatura y el programa, sino en su fiscalización futura, ya que esta candidatura (y por tanto quien ocupe la plaza en el Senado) tendría que rendir cuentas a dicho foro o asamblea, que se convocaría periódicamente, por encima de las jerarquías partidistas. La organización insular confía en esta fórmula porque, aseguran, “Lanzarote tiene las dimensiones, el carácter, el recorrido, la mayoría de edad y las necesidades y anhelos suficientes para ser un ejemplo de participación y de construcción de una candidatura desde abajo en vez de tele dirigida”.

“Una confluencia hecha desde la isla, plenamente democrática, apoyada por nuestra gente, mediante un proceso participativo, que rinda cuentas quienes vivimos aquí, por encima de las siglas, y que nos asegure a todos y a todas que los grandes asuntos que Lanzarote y Canarias meserán reivindicados en las instituciones del Estado”, apunta el documento.

Lanzarote pide cambio

A juicio de SOMOS LANZAROTE, tanto las pasadas elecciones generales como las anteriores locales, en las que las fuerzas transformadoras consiguieron 21 cargos públicos en la isla (11 de Somos Lanzarote, 4 de Podemos, 4 de Ganemos Lanzarote y 2 de Izquierda Unida Canaria) demuestran que la isla ansía un cambio.

Por eso, la formación insular celebra “la altura de miras” de las organizaciones en el Estado para concurrir conjuntamente a la cita de junio, pero considera que “el cambio se construye desde abajo hacia arriba, y las complicidades deben comenzar tejiéndose entre quienes estamos más cerca; entre quienes, como habitantes de esta isla y este país, sufrimos algunos de los peores indicadores  del Estado, síntoma de un modelo caduco, también en lo político”. Por eso animan a una confluencia en la que prime la ciudadanía frente a los partidos, de cara a los comicios.

Además, desde SOMOS LANZAROTE se encuentran convencidos de que “cuanto más abierta, plural, cívica, y menos influida por las estructuras de partido, sea esa candidatura, más capacidad de atracción tendrá para las y los mejores representantes a los que podamos aspirar”, con la vista puesta en la persona de consenso que pudieran resultar de dicho proceso participativo.

La verdadera voz de la isla

SOMOS LANZAROTE se lamenta de que “durante más de un cuarto de siglo, Canarias haya tenido que soportar que, quienes en realidad representan a una minoría, a unas élites insulares o multinacionales, gobiernen con la etiqueta de ser la voz de Canarias”. Por eso consideran que “la Isla y el Archipiélago reclaman una representación propia, que no se disuelva en los rigores de las jerarquías partidistas ajenas, pero también que esa voz sea del pueblo y no de unos pocos privilegiados”.

Por esa razón esbozan en la propuesta, mediante un decálogo, algunas de las reivindicaciones que, según SOMOS LANZAROTE, podrían reivindicarse desde los escaños en el ámbito estatal. Entre ellos, la políticas de igualdad y la correcta financiación de los servicios públicos; la derogación de las últimas reformas laborales con especial atención a las condiciones de dignidad laboral en el sector turístico de la isla y Canarias; el transito hacia un nuevo modelo económico que permita dejar atrás el monocultivo turístico-especulativo; el cambio hacia un Régimen Económico y Fiscal pensado para la mayoría social y no enfocado hacia las grandes fortunas o la lucha contra el modelo especulativo que degrada el medio, y especialmente contra cualquier tipo de imposición por parte de los mercados y las multinacionales, como ocurrió con las prospecciones petrolíferas.

Ademas consideran que Canarias debe abrir su propio debate sobre el modelo territorial y constitucional, apostando porque el Archipiélago decida democráticamente su  fórmula de encaje en el mismo; la exigencia de plenas competencias, así como defensa de lo público en todos los sectores estratégicos para la isla y el Archipiélago, como puertos, aeropuertos, navegación aérea, agua o energías; búsqueda y respeto de los equilibrios territoriales, tanto en el Estado como el Archipiélago, así como la defensa y control del conjunto del territorio de las Islas, incluidas sus aguas territoriales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×