Ben Magec se suma a la petición de paralización del hotel La Tejita promovida por activistas ecologistas de Tenerife

El Gobierno de Canarias no asume sus responsabilidades directas sobre este atentado ecológico, lo que implica que se realicen maniobras con consecuencias irreversibles en un espacio natural protegido y emblemático para la isla de Tenerife.

La federación de colectivos ecologistas Ben Magec – Ecologistas en Acción se suma a la petición de la Asociación Salvar La Tejita y solicitan la paralización del hotel proyectado a solo 20 metros de la línea de costa y colindante a la Reserva Natural Especial de Montaña Roja en Tenerife

Ante la pasividad de la administración, de la justicia y de los representantes políticos, activistas ecologistas han pasado a la acción para exigir la paralización total de las obras que amenazan con destruir una de las últimas playas vírgenes del sur de Tenerife. El polémico hotel se construye de manera ilegal sobre terrenos afectados por una revisión del deslinde. 

La Tejita y su entorno poseen un alto valor ecológico (en las Islas Canarias Occidentales -lo quitaría-), pues constituye un ecosistema de vegetación arenosa único en las islas occidentales del archipiélago. Más de 110 especies de aves han sido identificadas en este lugar, muchas de ellas migratorias, que utilizan estas costas como lugar de alimentación y descanso.

Además a finales de 2019, los técnicos independientes que estudiaron el proyecto del Hotel La Tejita confirmaron que dicho hotel no contará con un sistema de tratamiento de aguas residuales, que se conectará a la “red existente” (que es inexistente), ya que consiste en conducir las aguas residuales hacia el mar sin tratar. Este proyecto y la licencia del hotel fueron aprobadas ilegalmente por el Ayuntamiento de Granadilla de Abona en 2015.

El Gobierno de Canarias no asume sus responsabilidades directas sobre este atentado ecológico, lo que implica que se realicen maniobras con consecuencias irreversibles en un espacio natural protegido y emblemático para la isla de Tenerife. Todo ello mientras sobre esta obra pesa una orden de paralización y existen varias denuncias interpuestas que cuestionan su legalidad.

Es totalmente inaceptable que se permita la construcción de un hotel en el año 2020 y en medio de una pandemia viral que ha puesto en cuestión nuestro modelo de desarrollo basado en el turismo sin límites  y la construcción de obras inservibles, frente a la necesaria conservación de nuestros frágiles espacios naturales. La Tejita no se vende, La Tejita se defiende.

Ben Magec – Ecologistas en Acción




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×