Canarias no sólo es una colonia, sus administraciones están podridas hasta la médula

Si, por supuesto que tengo que hacer esta denuncia pública porque a los canarios se nos vulnera nuestros derechos, estamos indefensos ante la ley y el despotismo de las administraciones coloniales.

El que escribe, presentó una solicitud de ayuda de alquiler para el año 2015-2016. En el tiempo previo a la aprobación presenté escrupulosamente toda la documentación que me requirieron, siendo tortuoso la cantidad de burocracia requerida.

Lo último  que se me solicitó fue un Nº de CC y fotocopia de 24 recibos de alquiler, quedando presentada en tiempo y forma mi documentación.

En un encuentro con una de las trabajadoras o funcionarias para saber de mi situación, ella abre mi expediente y me hace constar que todo está perfecto, que la tengo aprobada y que mire periódicamente el Tablón electrónico del Gobierno de Canarias –apartado de vivienda– para saber cuando se disponen los pagos. Efectivamente, estoy al tanto del Tablón así como las llamadas que hacía para obtener información, advirtiéndome que acuda al Edificio de Usos Múltiples de Las Palmas de GC que ya las ayudas se estaban abonando. Cual no es mi sorpresa al presentarme ante una trabajadora de esta administración, la que me comunica que tengo denegada la ayuda. Al preguntar el motivo me dice que no sabe y que sólo me podía dar esa información. Yo le insisto que quiero saber los motivos, pues, sin ellos no puedo presentar alegaciones. Llama por teléfono y me manda con la jefa de negociado a la que le pregunto el motivo de la denegación de mi solicitud y en el expediente aparece, de 24 recibos que me requirieron con anterioridad, uno que no se correspondía y que yo metería por error al fotocopiarlo.

Yo le explico a la señora que es un error humano, subsanable, y que en esa mañana le aportaría el recibo que aclararía todo. Esta señora, la jefa de negociado –una goda déspota– María Camino Burgos Méndez, se niega a todo arreglo y me insta a que presente un Recurso Potestativo. Ante semejante desprecio y desdén hacia mi persona, le digo que si le hubiera ocurrido el mismo caso a algún conocido o familiar suyo seguro que le habría llamado por teléfono para que le llevara con urgencia el recibo y que todo estuviera en orden; también le hago recordar que para qué tienen mi teléfono y mi correo electrónico en la solicitud. La entrevista fue desagradable cuando le dije que el fascismo estaba presente en todos los tentáculos del sistema; que no era nada de extrañar que a última hora me lo quitaran a mí para dárselo a otro más allegado o a miembros de los partidos de turno.

Presento el Recurso potestativo aclarando mi error y la subsanación del mismo, pasan seis meses y la administración no me contesta. Vuelvo a presentar un recurso a la Directora del Instituto Canario de la Vivienda, Mª del Pino León Hernández –por ser ella la superior en esta materia– para que revise mi expediente y vea que ha sido un error, pero tampoco recibo contestación. Por último pido una cita para entrevistarme con la Directora del Instituto Canario de la Vivienda y más de lo mismo: puro corporativismo, no contesta.

Cómo todos sabemos, después de la Ley Gallardón nadie puede pleitear contra una administración, a no ser que sea rico, pues es más costoso un contencioso administrativo que lo que te iban a dar de subvención.

Hace unos días, me entero por una amiga que sabía de la canallada que me habían hecho, que se abrió una nueva solicitud para el 2017 y que la presentara. Yo ya no estaba por meterme en más burocracia, pues pienso que no me darían ninguna ayuda, aunque tuviera derecho a ello, porque saben que soy independentista, porque han entrado en mi Facebook y porque han visto lo que escribo en los periódicos digitales que me publican.

Por fin me decido y hoy, 18/08/17, acudo a buscar mi solicitud y la trabajadora de la administración me dice que el plazo está cerrado. Que se publicó en el BOC el 1/08/2017 y que el plazo para presentar las solicitudes era del 2/08/17 al 16/08/2017. Ni siquiera lo publicaron con tiempo en los medios como prensa, radio o televisión: ellos saben lo que publican aquí. Todo hecho con total subrepción y oscurantismo.

¿Quiénes de la gente de a pie lee el BOC y por qué se sacan estás ayudas en tiempo de vacaciones dejando sólo diez día para presentar la documentación? A mi juicio está claro: información privilegiada. Lógicamente, los primeros que se enteran de las ayudas son los políticos y funcionarios afines y éstos saben a quiénes enviarle información oficiosa para que, con privilegio para los de su cuerda y segregación a los que no comulgan con ellos, los suyos cojan a tiempo las solicitudes y cierren el plazo. Algo parecido y fuera de la ley hicieron con la última entrega de viviendas, donde no las entregaron por prioridad ni antigüedad sino por sorteo en un bombo, tal si fuera la Lotería de Navidad (respecto de este sorteo, me enteré, por una adquiriente o beneficiada, que sólo llevaba un año que había presentado la solicitud de vivienda).

Esto no sólo es colonialismo, segregación y vulneración de los derechos: este fascismo es más rancio que el del franquismo.

Isidro Santana León 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×