Cuando la higiene intima se convierte en un lujo

Invisibles ULL estará el 14 de febrero recogiendo productos de higiene y ropa interior femenina para mujeres en situación de exclusión social o sin hogar.

Lucía es una mujer que cada mañana al despertarse lo primero que realiza es su habitual rutina de aseo, en primer lugar se adentra en la ducha, se enjabona el pelo y su cuerpo, sale y se seca, cepilla su pelo hasta dejarlo liso tal y como a ella le gusta, esa noche le ha bajado la menstruación y se pone un tampón de los que tiene guardado en el cajón del baño, se viste, desayuna y antes de salir de su apartamento se lavara los dientes y guardara en su bolso unas bragas y tampones para poder cambiarse a lo largo del día .

Esto que tan normal nos parece, es un lujo que cada vez está más alejado de la realidad, los datos muestran un aumento de mujeres en situación de sin hogar o exclusión social para las cuales dichas rutinas son imposibles de realizar, todas las mujeres durante la menstruación  aumentan más si cabe la higiene de sus zonas intimas, pero ellas no cuentan con los productos necesarios para poder satisfacer una necesidad tan  básica, las mujeres sin hogar se ven antes la necesidad de tener que utilizar cualquier elemento disponible a su alrededor para poder contener la sangre que expulsan rezando para que esa ropa interior que utiliza y de la que solo tendrá dos unidades como máximo no se le manche y aumente más si cabe la incomodidad de esos días del mes.

Lucia se acaba de levantar dolorida de los cartones en los que cada noche se refugia del frío, de la soledad y de la sociedad que la invisibiliza, se dirige a unos servicios públicos que se encuentran en la plaza del pueblo, una vez dentro del aseo se dirige hasta el lavamanos, se lava la cara y, como puede, el resto de su cuerpo, da gracias a que encontró una toallitas húmedas con las que poder acelerar el proceso, esa noche le bajo la regla y busca entre los cubículos de los aseos, papel higiénico con el que poder realizar una compresa de urgencia, mientras unas lagrimas de impotencia le bajan por su rostro al ver que su única ropa interior se le ha manchado y no tiene recambio para ese día.

Cuando la higiene intima se convierte en un lujo, significa que la sociedad ha retrocedido o que no ha avanzado tanto como se le presupone, por eso desde Invisibles ULL solicitamos la colaboración de la sociedad.

El martes catorce de febrero nos encontraran en el campus Guajara de la Universidad de la Laguna,  de 10 am hasta las 14 pm, con el objetivo de poder recaudar productos de higiene y ropa interior femenina para mujeres en situación de exclusión social o sin hogar.

El derecho a la higiene íntima no es un lujo, es un derecho básico de todo ser humano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×