El Cabildo de Tenerife sigue sin resolver el problema de los residuos

José Antonio Valbuena (abril de 2016): “El Cabildo licitará este año la gestión de residuos con el apoyo de los municipios”

La gestión política se ha venido convirtiendo en los últimos años, ya casi que diría en las últimas dos o tres décadas, en el gobierno de los irresponsables. Personas que, por delante del bien común, siempre anteponen sus intereses particulares, partidarios y/o directamente crematísticos, por eso pueden ocurrir cosas como que el contrato más importante que debe formalizar el Cabildo de Tenerife, que es el de la gestión de los residuos, cuya primera y última firma -por el momento- la formalizara Pepe Segura en el año 1984 con Vertresa nada menos que por 30 años, que justamente se cumplieron en el año 2014.

Debemos andar ya por la tercera prórroga, ya perdí la cuenta, pese a que en abril de 2016 Valbuena asegurara que aquél mismo año iba a quedar solventada la cuestión. Y en verdad lo tenía bastante sencillo, la complejidad estaba en el proyecto que tenía completamente ultimado el equipo anterior y que implicaba que la nueva contrata se haría cargo de las infraestructuras previstas en el PTEOR (Plan de Residuos) que se aprobara tras años de negociación por la unanimidad del pleno del Cabildo en el año 2009. La propuesta de Valbuena, simplemente y de ahí la sencillez del tema, era cargarse todo ese trabajo e irse a renovar el contrato casi en las mismas condiciones, un ‘PIRS 2’ treinta y pico años después y con lo que ha llovido o dejado de llover desde entonces en esta materia.

Y a todo ese trabajo anterior se le podrán achacar miles de cuestiones, pero no la de la falta de transparencia. Todos los documentos que habían dado lugar a aquella propuesta estaban publicados en la web reste.es, una marca pagada con dinero público que Valbuena liquidó de inmediato para llamarla ahora tenerifemassostenible.es. Vamos, más largo el nombre y todo lo que se quiera pero mucho más oscurantista porque de lo verdaderamente importante, que es cómo va esa adjudicación multimillonaria y qué documentos amparan la propuesta nada de nada. Pero no es que no estén en la web, como estaban antes de llegar él, es que no los conoce la Comisión de Residuos a la que pertenecíamos hasta hace un par de meses cuando Valbuena decidió cambiar la norma, con el apoyo de Podemos, para echar a la última voz crítica que quedaba allí dentro.

Fíjense Santiago Pérez anda metido en una guerra en Fiscalía asunto de la prórroga injustificada de unos contratitos en el Ayuntamiento de La Laguna. En verdad, comparado con lo que está haciendo el Cabildo de Tenerife, con el silencio cómplice de la oposición en peso, en relación al contrato más importante que administración alguna firme en esta tierra por el montante económico que representa, estaríamos hablando del chocolate del loro. No se puede prorrogar indefinidamente el contrato de la gestión y tratamiento de los residuos en la Isla de Tenerife no sólo porque va en contra de la Ley, obviamente los contratos hay que adjudicarlos en una libre concurrencia y no vale eso de seguírselo dando al que lo tenía cuando ya expiró el mismo sin una grave circunstancia que lo justifique.

Y ya les digo yo que el numerito montado por el Ayuntamiento de Arona, la Mancomunidad del Noroeste o por parte de ciertos técnicos del Ayuntamiento de Santa Cruz (justamente las instituciones menos ejemplares en el conjunto de la Isla en materia de gestión de residuos) en relación a una supuesta subida de las tasas no es, ni mucho menos, nada que justifique este dislate. Primero porque las tasas hay que incrementarlas, sin lugar a dudas, porque pudiera ser que la propia Unión Europea nos obligue a ello dado que la gestión hay que hacerla conforme a la Ley y además hay que pagarla, como se hace en todas partes porque para eso son tasas.  Y segundo, además, porque las opciones que ofrecía el Cabildo podían haber permitido construir y poner en marcha todas las infraestructuras del PTEOR, incineradora a parte que no entraba en el paquete, sin prácticamente tener que tocar las tasas a los municipios.

La situación actual, con la espada de Damocles de las sanciones de la Unión Europea sobre nuestras carteras, era la menos recomendable de todas. Valbuena, con el apoyo sorprendente de Podemos, que ahora quiere romper de cara a la galería y al proceso electoral que se avecina, ha desperdiciado de la peor de las maneras posibles toda la legislatura para prometer tonterías del tipo paralizar la incineración ¡sin cambiar el Plan de Residuos que la sustenta y que él mismo votó! y sin dar paso sensato alguno a fin de mejorar las condiciones de la gestión de los residuos en la Isla. ¿No incineración y que las montañas de basura lleguen a Villa Arico es su propuesta?

Habría opciones, sí, para las alternativas a la incineración, lo que ocurre es que cruzarse de brazos hasta ver qué pasa no es una de ellas y cargárselo todo porque lo hizo otro, que me cae mejor o peor, pues tampoco porque al menos hicieron su trabajo y lo transparentaron a la sociedad, justo el camino contrario que el disparatado rumbo hacia el abismo emprendido por Valbuena y amparado por PSOE, CC, PP y Podemos. Impresionante pero el que tenga un sólo dato para desmentir esa afirmación tan descorazonadora que lo ponga sobre la mesa.

Fuente: https://noincineraciontenerife.wordpress.com




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×