El Gobierno miente a Carmena sobre el traslado a España de 22 casos de personas refugiadas en situación de extrema vulnerabilidad

El Ejecutivo se comprometió a tramitar la totalidad de los casos pero sólo entrarán siete de ellos, dejando fuera a personas en situación de peligro sin ofrecerles ninguna alternativa

Bienvenidos Refugiados España denuncia que se juegue con la vida de estas personas, que llevan meses atrapadas en Grecia

El Gobierno de España ha mentido al Ayuntamiento de Madrid sobre la tramitación de 22 casos de refugiados en Grecia en situación de especial vulnerabilidad. El pasado 24 de octubre, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se comprometió con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, a respaldar el traslado a España de la totalidad de los casos, mientras que ahora sólo permitirán la entrada de siete de ellos, dejando fuera al resto sin ofrecer ninguna alternativa. Bienvenidos Refugiados España, coordinadora de la solicitud, considera que se ha jugado con la vida de estas personas y engañado a todos los colectivos que participan de la solicitud.

Sáenz de Santamaría aseguró a Carmena hace más de un mes que “ya había llegado toda la documentación a Grecia y que el Gobierno estaba pendiente de que le confirmen que está todo correcto”. Sin embargo, ni el Consulado ni la Administración griega han contactado todavía con ninguno de los casos.

El Ministerio de Exteriores se excusa ahora en que permitir la entrada de estas personas provocaría un efecto llamada y afirman que no existe un procedimiento legal para ayudarlas.

Sin embargo, la propia Soraya Sáenz de Santamaría reconoció en conferencia de prensa el pasado 8 de julio que, a los cupos establecidos por la UE “hay que añadir dos casos de algunos refugiados ya acogidos por razones humanitarias extraordinarias; es el caso del niño afgano Osman Mohamed, y su familia, que saben que vino a España con parálisis cerebral y que fue atendido en Valencia; y el señor Nabid que es un ciudadano pakistaní con las manos necrosadas y que está siendo atendido en Madrid.”

Por lo tanto, desde Bienvenidos Refugiados España queremos una vez más insistir en que sí existe una vía legal para el traslado de estos casos, y que es precisamente la que se solicitó desde un principio para todos ellos, ya que permitía acelerar el proceso de asilo y ofrecerles de inmediato la ayuda que no pueden recibir en Grecia.

Se quedan fuera

Entre los casos que se quedan fuera de la lista del Gobierno hay seis menores de edad. Son por ejemplo los casos de Sidra y Serer, hermanos, ambos con parálisis cerebral y con incapacidad para mantenerse en pie o comer alimentos sólidos; Dishad y Renas, también menores y enfermos. Tampoco entrarían Natasha, mujer transexual paquistaní víctima de encarcelamiento y tortura; o Lina, una joven afgana que se encuentra sóla y es víctima de matrimonio infantil con dos hijos a su cargo, entre otros.

El Gobierno español se acoje a que ninguno de estos casos tiene de nacionalidad siria para negarles el traslado, convirtiéndolos en refugiados de segunda clase e ignorando por completo su situación y la mano tendida que le han ofrecido desde Ayuntamiento de Madrid y otras organizaciones.

Cinco meses de espera sin respuesta oficial

El pasado 22 de junio, una solicitud conjunta respaldada por más de 100 organizaciones y coordinada por Bienvenidos Refugiados España, presentó ante el Ministerio de Exteriores una solicitud para que 22 personas refugiadas que se encuentran en Grecia en situación de extrema vulnerabilidad fuesen trasladadas a España. Los casos, en su mayoría menores de edad, necesitan asistencia médica urgente o, debido a su problemática personal, protección que no pueden recibir en Grecia.

El pasado mes de septiembre, el Ayuntamiento de Madrid retomó esta solicitud y puso a disposición del Gobierno central la logística y medios necesarios para el traslado urgente de los casos, con el visto bueno de la Comunidad de Madrid.

Sin embargo, Exteriores dice ahora que sólo siete de los 22 casos entrarán, y lo harán además como parte de los cupos de refugiados impuesto por la Unión

Europea a todos los países miembros, y no con la prioridad que les permitía el traslado humanitario, por lo que el proceso se puede seguir demorando meses

y obligándoles a pasar el invierno en Grecia y sin asistencia médica .

Así mismo, al entrar a través de los cupos establecidos por Europa, quedan fuera los casos que no tengan nacionalidad siria, para los que no se ofrece ninguna alternativa.

Desde la Plataforma Bienvenidos Refugiados España, coordinadora de la solicitud, denunciamos que se haya jugado durante más de cinco meses con la vida de estas personas.

Nunca hemos recibido una respuesta oficial a la solicitud que se tramitó en junio, ni una reunión, ni una llamada, ni un email. Hemos conocido la situación de los trámites a través de la prensa y del Ayuntamiento de Madrid.

Esto deja patente que en ningún momento ha habido voluntad política para ayudar a estas personas.

Siguen arriesgando sus vidas, ya en la Unión Europea

Varios de los casos presentados, y ante la pasividad de las instituciones tanto griegas como españolas se han visto obligadas a ponerse en manos de mafias para cruzar ilegalmente la frontera y avanzar hasta otros países, poniendo en riesgo sus vidas de nuevo, a pesar de encontrarse ya en territorio comunitario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×