EnPU(n)TO FINAL

VOLVER SONRIENDO ES lo que hacías cada vez que me pegabas y te ibas. Volvías, al día siguiente, con esa sonrisilla impúdica, cabronazo… y luego llorabas desconsoladamente prometiendo que nunca más lo harías y rogando que te perdonara… y yo, tonta de mí, tragando, tragando y tragando hasta llegar aquí y ahora: a esta liberadora diatriba contra tu cuerpo inerte en medio de un enorme charco de sangre.

Daniel Olivera 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×