Jurar lealtad al rey posando de antifascista

Los gestos de un progresismo social liberal moderado para tapar el inicio de una legislatura de fuerte continuismo

El anuncio de la no derogación de las dos reformas laborales desde el inicio de la crisis, solo la revisión de algunos elementos de la última aprobada por el PP, da cuenta de los límites del discurso progresista de este gobierno frente a lo que será una realidad de fuerte continuidad

Unidas Podemos aportará al gobierno del Estado imperialista español cuatro ministros entre los que se encuentra Alberto Garzón e Irene Montero y una de las cuatro vicepresidencias que ocupara Pablo Iglesias.

Finalmente se ha conformado el nuevo gobierno del Estado español con 4 vicepresidencias y 18 ministerios. Pablo Iglesias y Alberto Garzón por Unidas Podemos, tomaron el lunes posesión de sus cargos en el nuevo gobierno como Vicepresidente segundo de Derechos Sociales y Agenda 2030 y Ministro de Consumo respectivamente, en la coalición con el PSOE liderado por Pedro Sánchez.

Los medios han dado cuenta del símbolo que ambos llevaban en el acto de toma de posesión en las solapas de sus chaquetas. Un triángulo rojo invertido, símbolo con el cual los nazis marcaban a los presos políticos en los campos de concentración y exterminio, hoy, un símbolo de la lucha antifascista.

Pero en realidad estos son solo gestos de un progresismo moderado de manos vacías en la que ni siquiera se recuperarán los niveles pre crisis de derechos sociales, libertades democráticas y derechos laborales.

El anuncio de la no derogación de las dos reformas laborales desde el inicio de la crisis, solo la revisión de algunos elementos de la última aprobada por el PP, da cuenta de los límites del discurso progresista de este gobierno frente a lo que será una realidad de fuerte continuidad.

También la aceptación de las medidas austericidas impuestas por Bruselas, como la Ley de déficit Presupuestario y la reforma del artículo 135 de la constitución que da prioridad al pago de la deuda y sus intereses.

Aunque lleven el triángulo rojo y camisa sin corbata, o “citen” a la revolucionaria Rosa Luxemburg en sus discursos como ha hecho Irene Montero, han asumido su cargo en Palacio de la Zarzuela con una mano sobre la Constitución y jurando lealtad al rey. Un Jefe de Estado por herencia sanguínea y por la voluntad de Franco de dejar todo “atado y bien atado”. De un Estado imperialista con intereses económicos de ultramar y misiones militares en el extranjero y que a su vez somete internamente a golpe de porras y sentencias a pueblos como el catalán. Algo en lo que unidas Podemos pacto con el PSOE no mostrar fisuras en la “política de Estado” del gobierno.

Es, sin dudas, la consumación de su integración al régimen del 78 que Podemos emprendió de la mano de Iglesias a saltos desde su formación. Pasaron de proponerse “tomar el cielo por asalto”, a conseguir un lugar junto a San Pedro para cuidar de sus llaves y el portón del reino “de los cielos”.

 

Federico Grom

 

 

Publicado originalmente en http://www.izquierdadiario.es/ES




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×