La cabra muerta que escandalizó al pueblo de Tenerife

Hay que ver la que ha armado la ‘Unidad Medio Natural’ de Santa Cruz de Tenerife (UMEN), otra administración más metida en esos montes además del Seprona, los agentes de Medio Ambiente del Cabildo… que por falta de funcionarios desorganizados sueltos por ahí que no sea; con la fotito de la cabra “asesinada” por un pobre hombre que debió pensar que le iban a poner una medalla y se ha visto crucificado en las redes por aprovechar la orden de eliminar -también al tiro limpio- las cabras silvestres dictada por las autoridades para una supuesta mejor conservación del la flora (esa que se llevaron por delante en Las Hiedras sin miramientos de ningún tipo) a fin de aprovechar la carnita para un bautizo, según difundió también la aguerrida unidad de montes que llevó a cabo tan espectacular y complejo dispositivo.

Que yo no sé, francamente pero sería bueno averiguarlo, ni qué hacen o harán con la carne las empresas contratadas por el Cabildo para llevar a cabo la caza “legal” de cabras y baifos en esos montes de Anaga, no sólo aquí sino en otras islas también, ni si la unidad de montes difundirá también unas fotitos de esos animales abatidos y con la cabeza reventada o sus crías perdidas y rematadas en las inmediaciones de sus madres agonizantes. Todo financiado con nuestros impuestos, como si no hubiera otras maneras de acometer el control de estas especies o como si esos montes fueran a desaparecer por unas cabras que de toda la vida han estado ahí básicamente controlando la proliferación de los zarzales.

Vamos, que en verdad les debe resultar muy divertido a estos señores de la unidad de montes (en realidad no se sabe muy bien qué son porque esos antiguos guardamontes ya no tienen funciones como tales en ningún sitio de España porque con las autonomías eso pasó a Medio Ambiente) el hecho de que se llame asesino, h.d.p. y demás lindezas en las redes sociales a este vecino que intentó aprovechar la coyuntura ¡anunciada a los cuatro vientos por el Cabildo! para comerse una cabra con su familia, y de camino ahorrarnos unas perritas de nuestros impuestos que de otra manera hay que pagar a una empresa para que haga lo mismo según la política del Cabildo apoyada por los propios ecologistas; difundiendo precisamente la imagen de esta cabra muerta, la que mata el pobre para comer porque de las otras no se conoce nada. Que no se sabe qué es peor, si esa descarada manipulación de la realidad o la forma de reaccionar de una sociedad que, por otro lado, muestra unos grados de desinformación prácticamente infinitos a cerca de la cosas que pasan. ¿Cómo si no es posible que nos dejemos manipular de esta manera y nos mostremos siempre dispuestos al linchamiento público del que menos culpa tiene? ¿Porque no tenía el permiso de ellos? En fin…

Fuente: https://noincineraciontenerife.wordpress.com




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×