La escritura y el ser humano

Tengo miedo, gritó el planeta antes de ser engullido por el agujero negro.

La metáfora le susurró al calambur, no te entiendo.

 El polvo le dijo al pronto, echémoslo.

Lo escribí y nadie se percató, porque querían leer algo diferente a ésto, pero algunos rompieron los moldes y nadie se convirtieron en dos.

Querían fiesta y diversión, yo puedo escribir fuegos artificiales, pero tú tienes que verlos, oírlos si estás ciego, sentirlos si eres humano, porque no te discrimino si alguna vez me traducen en braille lo sabrás.

Sino tienes ni orden, ni técnica, ¿dónde aprendiste? 

En la escuela de la vida ejerciendo oficio de escriba contemporáneo.

Soy el vago que compuso frases con ingenio.

¿Presos de su público?

 No gracias, soy egoísta. Sino quieres leerme no me leas, yo lo llamo libertad de expresión, al fin y al cabo es lo que buscas.

¿O no?

 Si los genios son incomprendidos, ¿qué hago comprendiendo a mis latidos?, pues bajo la luz de la lámpara , escribo lo que el tiempo se quedó.

 Le doy infinitas vueltas a todo, que ni siquiera la luz y el sonido me logran percibir.

 

 

 

 

Joel Pérez Noguera

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×