La irresponsabilidad pone a la isla de Tenerife al borde del caos en materia de gestión de residuos

El consejero del Área de Medio Ambiente, Javier Rodríguez Medina (PSOE) confesó en una entrevista concedida al rotativo Diario de Avisos que no ha participado en ningún momento en ese concurso, ni en la mesa de contratación ni en la tramitación. ¿Y por qué tenía tanto interés en decirlo? Pues porque Rodríguez Medina tiene un paquete de acciones de la empresa Sacyr a la que pertenece Valoriza, una de las empresas que concursa. Y no una cualquiera sino en una sobre la que la mesa de contratación estimó reclamaciones”

tiempodecanarias.com

Ahora resulta que cuando parecía que el mayor contrato de servicios del Cabildo de Tenerife, que tiene que ver con la gestión de los residuos y que caducó ya va para cinco años por obra y gracia de José Antonio Valbuena fundamentalmente, estaba ya encaminado y en su fase final para la adjudicación nos venimos a enterar que el responsable máximo en la materia (Javier Rodríguez Medina), y que, como es habitual, tampoco tenía ni la más zorra idea del tema cuando se encaramó al cargo; pues era accionista de una de las posibles adjudicatarias que, según las informaciones publicadas, podría haber llegado a la fase final del mismo a trompicones y con defectos insalvables que sorprendentemente se superaron siempre por los pelos.

Eso dice la NOTICIA con sus datos y tal, que uno de esas cosas no sabe nada, pero las evidencias son como una especie de cosa demoledora nos pongamos como nos pongamos. Una vergüenza vamos, no hay que darle más vueltas.

Hace ya más de un año dimos cuenta de la carga de profundidad que había dejado José Antonio Valbuena a cuenta de este contrato en el Cabildo de Tenerife, con recursos por medio que no son nada con los que se avecinan. Valbuena, hombre que confunde con una facilidad tremenda la política con los negocios, entró en el Área de Residuos cual elefante en una cacharrería, arramplando por todo y borrando de un plumazo lo que fue un trabajo de más de una década y que culminó en el desarrollo de los proyectos de infraestructura y bases que habían de poner en marcha el PTEOR, plan de residuos que él contribuyó a aprobar con su voto en 2009. Sin embargo, un afán de protagonismo sin límites, que ahora pareciera relacionarse con otras cuestiones menos confesables, echó por tierra todo ese esfuerzo personal y millonario que hoy en día ha quedado reducido a la nada sin ofrecer alternativa distinta a una montaña inmensa de residuos en la costa de Arico.

Ellos hablan de un “nuevo modelo” que nadie conoce, nadie ha llevado nada al Pleno del Cabildo para votarlo como sí está aprobado el PTEOR y sólo contempla la separación milagrosa en Arico de residuos que llegan mezclados. Un milagro que, por otro lado, se ha demostrado imposible históricamente allí donde inconscientemente se ha intentado. No tienen ni idea y por lo que se barrunta de los últimos acontecimientos cualquiera diría que lo que abunda es la desvergüenza. Muy triste, sí señor.

Fuente: https://noincineraciontenerife.wordpress.com




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×