La Tercera Vía (II)

Dando continuidad a lo ya publicado en los artículos Yo soy un antisistema… ¿y tú? y el último con: La Tercera Vía, trato aquí de exponer los argumentos de si este sistema está envilecido ¿Qué hacemos además de darle el finiquito a la monarquía?

Quiero dejar bien claro que yo no tengo la solución y que ésta ha de ser conseguida bajo consenso y largas discusiones, pero sirva esto para empezar.

Procuraré exponer mis ideas en dos fases. Ésta que expongo en este momento lo dedicaré al apartado institucional, es decir la línea política y económica que yo entiendo que Canarias como Estado ha de seguir, así como los Estados que han de salir de la ruptura de la Unión Europea Esclavista. En otro capítulo procuraré hablar sobre la actividad que hemos de ejercer nosotras las personas como seres humanos.

¿Por dónde empezamos? miremos a Europa, concretamente la entrada en vigor de la Unión Europea el 1 de noviembre de 1993… ¿ha mejorado nuestras vidas a raíz de ahí?, el que diga que sí, probablemente es un banquero…, pues las condiciones de vida de las personas que me rodean ha descendido, entonces sólo tendremos que analizar quién da comienzo a la unidad esa que llaman Unión Europea, que acciones encamina para precisamente hacer lo contrario.

Ya hemos dicho que el núcleo embrionario de la Unión lo forman  -dos corporaciones económicas- la CECA (Comunidad Europea del Carbón y el Acero) y el Euratom (Comunidad Europea de la Energía Atómica), y que ello da paso al lobby económico ERT (European Round Table of Industrialists (Mesa Redonda Europea de Industriales). Y que este Lobby dirige la política que después se discute en el Parlamento Europeo. ¿Conclusión? Esta «unión» no está constituida en beneficio de los hombres y mujeres europeos, sino en beneficio de las grandes multinacionales por lo que las políticas que emanen de aquí no son beneficiosas para nosotros.

Otro paso que hace la «unión» es la creación del Banco Central Europeo. ¿Es la creación de este banco una medida económica que cree bienestar y riqueza a la población europea? Ya comentamos en el artículo Yo soy un antisistema… que la política monetaria era una autentica acción de guerra contra la población y que solo servía para que la oligarquía expropiara las verdaderas riquezas de las naciones a cambio de papel pintado.

¿Qué conclusiones podemos extraer de estas dos medidas? Pues que la gran oligarquía ha creado un sistema político/económico que por un lado ha secuestrado la soberanía del Estado, y con ello ha sustraído el poder popular para pasar a ser dependientes de la voluntad de las grandes corporaciones.

Por ello, entendemos que si queremos volver a ser dueños de nuestro destino, hemos de salirnos de esta «Unión Europea Esclavista» y volver a la soberanía del Estado, creando nuestra propia moneda y que ésta (la moneda) quede referenciada a un valor fijo como el oro para así evitar el modelo inflacionista actual (volver al modelo «Bretton Woods»).

Todo Estado ha de tener su Banco Nacional y son los Bancos Nacionales los encargados de prestar dinero a un interés bajo (no más de un 2% de interés) a las pequeñas y medianas empresas con el fin de generar empleo.

Se ha de aplicar una Ley como la creada por el presidente norteamericano Franklin Delano Roosevelt en 1933 conocida como Ley Glass Esteaguell donde separaba la banca privada de la banca que juega en bolsa con el fin de evitar que el dinero de los contribuyentes se volatice (con esta acción le quitamos poder a los bancos y si éstos quiebran que se declaren en bancarrota y cierren sus puertas como hacemos los mortales normales. -nada de «rescates»-).

Hemos de volver a revisar el sistema que salió de la conferencia de Bretton Woods donde la moneda quedó fijada al patrón oro y la creación del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional pero con clausulas diferentes a las actuales donde su enfoque sea precisamente el de colaborar con el desarrollo de los pueblos y no con provocar un endeudamiento que ponga las riquezas de las naciones (de los pueblos) al servicio de las multinacionales.

¿Qué proceso se está dando en el mundo?

Desde la perspectiva del canario, una gran parte de la población rechaza el concepto de soberanía nacional con el pobre argumento de «solos no vamos a ninguna parte», y es cierto, «solos» no vamos a ninguna parte pero con un proyecto que hace aguas por todos lados y que está construido única y exclusivamente para el beneficio de una élite deshumanizada tampoco. El mundo está cambiando y al igual que Roma sucumbió, el Imperio de EEUU también le ha tocado su turno y estamos siendo testigos del nacimiento de un nuevo orden. El nuevo proyecto que China ha bautizado con el término de «La Nueva Ruta de la Seda», con un concepto diferente al extractivo del imperialismo yanki, donde se potencia la colaboración frente al expolio está recomponiendo el organigrama del nuevo futuro mundial.

Las constantes tomas de contacto entre las diferentes partes del mundo están logrando que el proyecto global de La Nueva Ruta de la Seda sea ya una realidad: la segunda Reunión Ministerial del Foro China-Celac (Comunidad de Estados latinoamericanos y Caribeños) en el año 2017 han logrado un acuerdo que mueven en la actualidad unos 260.000 millones de dólares.

Asimismo, en Pekin se ha celebrado en septiembre de este año una cumbre China-África con la participación de más de 40 países africanos donde Xi Jinping prometió una inversión de unos 60.000 millones de dólares.

Asimismo, Europa no quiere permanecer «aislada» de la Nueva ruta de la Seda y países como Reino Unido, Alemania, Finlandia, Portugal… se han sumado a este proyecto: los sectores que han experimentado las más rápidas tasas de crecimiento de inversiones han sido los servicios públicos, el transporte y la infraestructura, la maquinaria y el equipo industrial, la energía, las empresas, los bienes de consumo y los servicios. El incremento de la entrada de capitales en estos sectores en 2016 fue del 15% en comparación con el período 2013-2015

España no está «despistada» en esta puerta que se abre y ya surgen iniciativas para estudiar los beneficios y perjuicios que pueda traer esta iniciativa asiática.

El Instituto Universitario de Estudios Europeos ante la necesidad de que España adopte una política activa en relación con la ‘Nueva Ruta de la Seda,  presenta este estudio donde podemos debatir los seminarios y estudios realizados previamente.

Resumiendo:

-Desaparición de la Unión Europea Esclavista

-Retorno a los Estados soberanos

-Desaparición del euro

-Retorno de las monedas nacionales

-Apoyo a la Unión Europea de Estados soberanos (unión de los pueblos).

-En España desaparición de la monarquía

-Potenciación de la República.

-Desarrollo del sector industrial y tecnológico.

-Estudio y análisis de la llamada «Nueva Ruta de la Seda», sus ventajas y sus inconvenientes.

 En una próxima entrega de La Tercera Vía expondré desde mi óptica el futuro de Canarias como territorio y del canario como ser que se ha de desarrollar en el mismo. Lo importante no es que yo tenga o no razón, sino que esto sirva como reflexión y si sale algo, mejor pues mejor que mejor.

Fructuoso Rodríguez Morales

Yo soy un antisistema: ¿Y tú?

La tercera vía




Un comentario en “La Tercera Vía (II)

  • el 29 de octubre de 2018 a las 8:28 am
    Permalink

    Observo mucho sentido en el artículo, da que pensar. Muy bien expuesto.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×