¿Nos afectan las malas noticias que vemos en televisión y otros medios?

Parece ser, que ver noticias de carácter negativo, destructivo y violento  puede intensificar las preocupaciones que podamos tener en nuestra vida, así como, incrementar el estado de ansiedad que podamos padecer. Una de las cosas que puede suceder, es que, nos llegue a afectar a la hora de interpretar, incluso, nuestro mundo más cercano.

De hecho, cada día, podemos ver, oír y leer toda una batería de noticias de carácter negativo, que nos bombardea constantemente en un intento morboso de dejar en nuestros sentidos el reflejo de la más cruda actualidad. Cada detalle y situación de los acontecimientos negativos son relatados hasta el punto de recrear una horrorosa realidad como si de una gran producción de Hollywood se tratara.

Parece que es y va a seguir siendo casi imposible no abrir un periódico, encender la TV o la radio y no recibir la información de los sucesos más terribles.

Cuando sucedió el atentado de Las Torres Gemelas el 11 de septiembre en nueva York, fue transmitido a nivel internacional en tiempo real, y hubo muchas personas, que pensaron que era una película a la hora de comer, una terrible película que se fue convirtiendo en pura realidad. A muchos nos costó creer que todo no era una broma pesada. Hasta que poco a poco fuimos entrando en la dura realidad.

Cada día vemos los atentados que se suceden en Europa, Asia, Oriente Medio; ataques en Turquía, en una fiesta o concierto en Francia o Reino Unido o un desastroso atropello que se lleva por delante centenares de personas que pasean con sus vidas a cuestas, dando un paseo por un puente cualquiera de una ciudad cualquiera.

Somos testigos diarios de una situación mundial que se vuelve complicada en lo social, en lo económico, en lo religioso, en lo político, en lo cultural… y sobretodo somos testigos de cómo la situación se vuelve complicada en lo personal para muchos de nosotros o de las personas que están a nuestro alrededor.

SE HA INSTAURADO LA PUBLICIDAD CONSTANTE DE LO NEGATIVO: DEL HORROR”

A toda esta información convencional, hemos de añadir la explosión informativa constante de Inter Net a través de todas y cada una de las redes sociales que pululan alrededor del mundo y en todas y cada una de los millones de páginas creadas y que habitan en la RED.

Parece como si en el mundo, en nuestro propio entrono personal, no pasara nada bueno, nada positivo; aún así seguimos viviendo en un mundo simultáneo que no deja de girar.

Todo este contenido informativo de carácter negativo y violento hace que podamos llegar a preguntarnos qué es lo que sucede o puede suceder bajo todo este influjo de malas noticias.

Gran parte de las noticias negativas suelen ir acompañadas de fotos o vídeos muy desagradables o incluso horrorosos, y aunque suelen alertar de que las imágenes pueden ser duras, miramos. Algunos científicos aseguran que el consumo continuo de este tipo de noticias negativas e imágenes horrorosas afecta con total seguridad al ser humano.

Según se ha podido ver en las investigaciones de algunos científicos, el efecto negativo de la contemplación regular de noticias traumáticas y del contacto constante con personas que están sufriendo, produce el efecto conocido como “estrés traumático secundario”.

Estas investigaciones revelaron que las personas que veían con frecuencia estos eventos violentos, eran más vulnerables a sus efectos negativos.

Este tipo de efectos también se pueden observar en personal sanitario, bomberos, periodistas, policía, etc. Ya que tienen acceso directo a imágenes reales sin censura.

¿Cómo podríamos hacer frente al efecto negativo de este tipo de noticias negativas e imágenes horrorosas?

Como no, la mayoría de los consejos se basan en limitar y reducir  el consumo de este tipo de televisión, radio, periódicos, net…

Algunos expertos en el tema recomiendan que aprendamos a leer o ver las noticias pasando por alto lo negativo y el relleno morboso de algunos medios que usan con carácter efectista para conseguir adeptos.

Pero como hay gente para todo, hay algunas personas que gustan de este tipo de contenidos. Para aquellos que no están dispuestos a privarse de de los más escabrosos detalles, se le aconseja el control personal de sus emociones.

Juan Antonio Gómez Jerez

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×