Vivir dentro de la red

Tengo la sensación de que la humanidad hoy en día no vive en la realidad, o dicho de otro modo, que hay dos realidades, la virtual que es donde vivimos nosotros, y la real, la que no percibimos pero que está ahí y que en el fondo es la que mueve los botones que hace que nosotros percibamos una realidad que no es tal.

Tomemos por ejemplo el debate de investidura que en este momento se está celebrando en Madrid y que ocupa todos los canales de radio y tv.

La realidad que nosotros percibimos es la de un debate entre portavoces de diferentes organizaciones políticas soberanas que legítimamente chocan entre sí, pero que no llegan a ningún acuerdo entre ellas con lo que prácticamente quedamos invitados para otro proceso electoral.

La verdadera realidad es la que no se ve y es el férreo control sobre estos hombres y mujeres que aparentan ser soberanas en la toma de decisiones pero que en la realidad están siendo dirigidos por hilos que no se ven pero que tienen su origen en el gran poder de los señores del capital y que los conducen a tomar decisiones en beneficio de las grandes corporaciones multinacionales y que se alejan de las necesidades reales de nosotros -el pueblo-.

Este dualidad de realidades no es nueva, se viene gestando probablemente desde que el ser humano bajó de los árboles, o como dice el filósofo suizo-francés Jean Jacques Rousseau en su obra «El origen de la desigualdad de los hombres»: El mal de la humanidad comenzó cuando llegó un hombre, puso un cercado a un trozo de terreno y dijo. «esto es mío», y no hubo quién se levantara y lo evitara. He ahí el comienzo de nuestro mal.

En nuestro mundo virtual e irreal, vemos como surge de la nada una organización terrorista con una base religiosa musulmana (antítesis de la cristiana y occidental) que pone en peligro los valores de nuestro modelo de vida (el bueno), y que ante los terribles y continuos ataques de estos terroristas, hemos de unificar fuerzas y machacarles hasta el exterminio total: son ellos o nosotros.

¿Pero es realmente un choque de civilizaciones lo que está sucediendo?

En el mundo real, no se trata de un choque de civilizaciones, sino una voladura controlada del modelo del bienestar de vida, ya sea occidental o no. Para que esa gran élite minoritaria sigan ejerciendo el poder global en toda su plenitud, no se pueden permitir el lujo de que la humanidad en su conjunto alcance cotas de bienestar tanto social como económico, cultural e industrial.

Para ello, la élite tomando como ejemplo las políticas monetaristas del ministro de economía de la Alemania Nazi, Hjalmar Schacht, y desarrolladas por el premio Nobel de economía Milton Friedman (Escuela de Chicago) y con el apoyo del fascista Paul A. Volcker, presidente de la Reserva Federal Norteamericana (Fue director de la Reserva Federal durante las presidencias de Jimmy Carter y Ronald Reagan (desde agosto de 1979 hasta agosto de 1987). Utilizando el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el Banco de Pagos Internacionales y ejerciendo el poder sobre Margaret Thatcher en Europa y Ronald Reagan en EEUU, desarrollan una política de austeridad, hambre y genocidio mucho mayor que las consecuencias de la etapa del hitlerismo.

¿Acaso hace falta ser economista para darte cuenta de que si te endeudas más allá de tus posibilidades te conviertes en esclavo? ¿no está toda la sociedad occidental esclavizada endeudada hasta el infinito?, ¿y no ocurre lo mismo con las naciones?

Si una familia está endeuda su margen de maniobra es cero y no le queda otro remedio que trabajar por lo que le ofrezcan…¡pan y techo!,…si tiene suerte, y dar gracias por poder ser esclavo.

Lo mismo ocurre con los estados, si un estado está endeudado más allá de sus posibilidades, no le queda otro recurso que dejarse someter y arrodillarse ante los hombre de negro o los «troycanos».

En ese otro mundo del que hablábamos antes, musulmanes contra cristianos y viceversa, lo que estamos viendo en nuestro mundo virtual, es esa confrontación de islamistas radicales contra occidente y a lo cual es legítima la defensa de nuestros valores ante sus terribles ataques.

Sin embargo en el mundo real, lo que ocurre es el resultado de un plan brillantemente desarrollado por los servicios de inteligencia tanto británicos como israelíes y norteamericanos, donde se dan la mano el MI5, la CIA y el Mossad.

Este plan nace en el seno de La City de Londres (Templo de la oligarquía financiera), y consiste en llevar por un lado a Europa a lo que ellos llaman «The New medieval era» , es decir colapsar la sociedad del bienestar ya sea por la vía económica o a través de guerras, pues de otro modo ellos perderán el control sobre la humanidad y por otro lado derrumbar el auge económico y social de los países árabes, así como el control de sus fuentes de riquezas (principalmente energético).

Este plan consiste en desarrollar toda una infraestructura de adoctrinamiento, donde desde el nivel superior: junta directiva del Real Instituto de Asuntos Internacionales en Londres, el Consejo de Relaciones Exteriores en Nueva York y los departamentos de Cambridge y Oxford, se planifica la creación de seminarios (autenticas escuelas de terroristas), de donde saldrán los futuros comandos radicales que se pondrán bajos las órdenes de los comandantes de las diferentes organizaciones terroristas: Hermanos Musulmanes, Talibanes, La rama libia del ISIS, Al Qaeda, ejército libre sirio, etc. (para más información sobre este tema ver: «Fuera de control» de Daniel Estulin).

En la revista Norteamericana Executive Intelligence Review, Jeffrey Steinberg denuncia las vinculaciones que hay entre Arabia Saudita y el Banco inglés HSBC, donde el banco sirve para lavar dinero proveniente de las drogas, tráfico de armas y terrorismo, y que Arabia Saudita era el agente financiador que operaba bajo supervisión occidental.

Estamos manipulados, no vivimos en el mundo real…y la única manera de salirnos del juego es indagar la verdad, sólo la verdad nos hará libres.

 

 

 

 

Fructuoso Rodríguez Morales

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×