CEIO considera insuficiente la central fotovoltaica para cubrir la demanda energética de Alojera

La Asociación considera que el Cabildo está desnortado, sin un Plan integral para el autoabastecimiento y la descarbonización en la Isla

La Asociación Cultural Centro de Estudios e Investigaciones Oroja (CEIO) considera insuficiente la central fotovoltaica que se construye en Alojera para cubrir su demanda energética, una obra impulsada por el Cabildo de La Gomera y el Instituto Tecnológico de Canarias (ITC).

Desde CEIO se aplaude el giro de la Corporación Insular para apostar por las energías renovables, si bien La Gomera sigue siendo la Isla con menor implantación de toda Canarias a raíz de la inexistencia de este tipo de iniciativas hasta ahora, lo que conllevará un esfuerzo ímprobo para lograr la descarbonización en la Isla, cuya fecha límite es 2040, dentro de tan sólo 17 años.

Para Oroja, las baterías no son ni la solución ni la opción más ecológica respecto al almacenamiento energético, las cuales serán usadas para almacenar el excedente que se pueda generar en este proyecto, principalmente en los meses de verano, cubriendo casi la mitad de la demanda energética de Alojera.  

La Asociación Cultural Centro de Estudios e Investigaciones Oroja considera que debe optimizarse el consumo de energía y su gestión a través del aprovechamiento de infraestructuras hidráulicas para el almacenamiento a pequeña escala, las Smart grids (redes inteligentes), la gestión de la demanda y el patrón de uso (Demand Side Management -DSM-), y el uso de carga de redes bidireccionales de vehículos eléctricos.

CEIO recalca la deficiente implementación del vehículo eléctrico en La Gomera, cuyo número alcanza apenas el centenar, muchos de ellos propiedad del Cabildo. Sin embargo, el parque de vehículos de combustibles fósiles se ha disparado en la Isla durante los últimos años, un panorama que dificulta el cumplimiento de los objetivos de descarbonización para 2040.  

Oroja concluye señalando que debe acelerarse la implantación en toda la Isla de comunidades energéticas (como la que se construye en Alojera) y de paso huir del derroche económico y energético, sin que sirva de ejemplo el Centro de Talasoterapia de Hermigua, que ha contado con una cuantiosa inversión para la instalación de paneles fotovoltaicos cuya energía es desaprovechada al encontrarse inutilizada la infraestructura.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×