¿Cómo eran nuestros antepasados canarios?

Desde hace ya unos cuantos años los avances tecnológicos han puesto a nuestro alcance programas y aplicaciones diversas y, sin ser experto en la materia, destacaría el Photoshop y, especialmente, el Tridimensional o 3D, que ha venido a revolucionar el campo industrial, la arquitectura, la cinematografía y es una gran ayuda para la ciencia.

Dicho esto, a modo de preámbulo, entro en materia señalando que, recientemente, se han dado a conocer algunas recreaciones sobre el aspecto que tenían los rostros de los indígenas de Canarias antes de la llamada conquista castellana. Así, con fecha de 24 septiembre de 2018, en la prensa de Gran Canaria, se daba a conocer la recreación de un rostro de mujer indígena canaria, realizado en 3D a partir de un cráneo con las siglas A-46 aunque, sorprendentemente, no se indica el museo donde se encuentra. Este trabajo fue realizado por la avanzada estudiante de la Universidad de Dundee, Karina Osswald.

A raíz de esta noticia, con fecha de cuatro de diciembre de 2018, se dio a conocer otra información bajo este titular: “El rostro de una aborigen canaria emerge 1500 años después”. El cráneo elegido para esta ocasión denominado Humiaga 977 – por cierto, los historiadores no han determinado donde estaba el santuario de Humiaga. – Se trata de una mujer de entre 25 y 30 años al morir y cuyo cráneo incompleto carece de su mandíbula inferior y parcialmente de la superior, llegando a afectar parte de la cuenca de un ojo. A pesar de ello se ha reconstruido este rostro, aunque sin advertir al lector de las carencias citadas. Este cráneo se revistió con piel, ojos y cabellos, incluyendo unas bonitas trenzas.

En este contexto se anunció que durante los días 13 y 14 de diciembre de 2018 se celebrará el II Congreso de Museos de Canarias en el que el Museo Canario participa de forma activa. Este Congreso está organizado por la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias, precisamente ese gobierno que, en su nuevo estatuto autonómico disfraza la primera Historia del Archipiélago y, además, oculta la enseñanza de nuestra Historia en los colegios. Dicho congreso se celebró en tres sedes diferentes: Museo Elder, La Casa de Colón y El Museo Canario, siendo este último el que acoge el proyecto “La búsqueda de las Caras ancestrales” siguiendo una idea de la artista Francesca Phillips y bajo la dirección de la catedrática Caroline Wilkinson y de la doctora canaria María Castañeyra Ruiz y con el apoyo de un anónimo equipo técnico multidisciplinar. Sin duda esta exposición seguirá teniendo una gran acogida por ver, supuestamente, a los muertos vivos. Aclaro que las recreaciones de rostros son nada menos que 50 – un récord mundial – junto a otras tantas fotografías de canarios actuales.

Llegado a este punto, debo expresar mi sorpresa por la ausencia de datos de los yacimientos funerarios e, igualmente, por no citar el tipo antropológico a que pertenecen, lo cual considero importante. Como es sabido entre la población indígena existían diversos tipos y subtipos, clasificados por los antropólogos físicos (Verneau, Fusté, Schwidetzky, Garralda, etc.): cromañoides, mediterráneos robustos, orientálidos, etc. De todo ello se desprende que estamos ante una recreación técnica no exenta de trabajo artístico y virtual (2).

Con todo ello no pongo en cuestión, en absoluto el currículo profesional de cada uno de los doctores, historiadores, becarios y técnicos que han intervenido, suponemos que intensamente, en estas recreaciones tan de moda, sino dejar constancia de la perplejidad de muchos canarios.

Por otra parte, mucho me temo que tras este proyecto, los canarios sigan asumiendo la idea impuesta por los poderes coloniales de “ellos y nosotros”, a pesar de que en un tríptico para la ocasión se afirma que “ellos somos nosotros”. En efecto, el día 14 a las 15 horas, una cadena española de TV afincada en las Islas, decía refiriéndose al acto del Museo Canario “a la vista está las claras diferencias que existían entre ellos y nosotros”. Peor aún, lo que afirmó en voz alta un espectador al ver los rostros recreados; “¡Pero si éramos hawaianos!” Está claro, objetivo cumplido. Pues sí, sorprende extraordinariamente la profusión de figuraciones que contienen ojos con pliegue epicántico (4), mongoloides (sí has leído bien amigo lector, pretenden que nuestros indígenas, nuestros “guanches” tenían los ojos como los habitantes de las antípodas), a pesar de que ningún antropólogo que haya investigado en los museos canarios de varias islas lo hayan publicado a lo largo de los años. Incluso el doctor Verneau a sus orientálidos los clasificaba como “semitas” (3).

También debo recurrir a mi memoria para explicar una conferencia científica que diera en ese mismo Museo Canario el antropólogo Miguel Fusté i Ara (1919 – 1966) (1), con fecha de uno de septiembre de 1958, bajo el siguiente título “Diferencias Antropológicas en las poblaciones de Gran Canaria”, con un inusitado éxito, exponiendo no solo diapositivas de canarios vivos, sino llevándolos al Museo y presentándolos cordialmente a los presentes. De todo ello, los periódicos de aquellos momentos tanto Diario Las Palmas como Falange, dieron cumplida información, superando por razones desconocidas la dura censura de la Dictadura. Entre las personas elegidas y que se prestó para dicha investigación figuraba el conocido en la lucha canaria como el Pollo de Arrecife, Heraclio Niz Mesa (27.07.1929–23.05.2010). Finalmente debo aclarar que tanto el doctor Fusté como la Dra. Schwidetzky, no hicieron mediciones y fotos sobre mujeres canarias, ya que en el régimen nacional–católico de entonces, las mujeres eran prácticamente invisibles e  inabordables.

Consta la presencia del Dr. Fusté en Gran Canaria desde septiembre de 1957 en yacimientos del Bco. de Guayadeque y de Silva, acompañados por el conservador del Museo Canario D. Simón Benítez Padilla, el directivo Dr. Gavilanes y el incansable oficial conservador D. José Naranjo, sirviendo como guía el primer escalador de Canarias D. Juan Suárez, conocido por haber creado “las clavijas canarias”.

En este año se daba a conocer la visita del Dr. Zeuner, uno de los creadores de la geocronología del Instituto de Arqueología de la Universidad de Londres, profesor de la misma y autoridad mundial de la nueva ciencia.

También en aquel año se abría al público la sala Rafael Cabrera en homenaje al que fuera presidente de la institución.

En aquellos años era director de la honorable institución el erudito médico e investigador D. Juan Bosch Millares.

Resaltar asimismo que la fundación de El Museo Canario se remonta a 1879 y fue fruto de la iniciativa de un grupo de intelectuales encabezados por el Dr. Chil y Naranjo, ubicándose las primeras salas en la planta baja del Ayuntamiento, en Santa Ana, hasta que en 1923 se trasladaron al que fuera domicilio de Chil, donde continúa actualmente. Fue tal el interés que se suscitó a finales del siglo XIX y en el siglo XX por la Arqueología y el conocimiento de los primeros pobladores de Canarias que convirtió al Museo Canario en un reconocido centro de investigación, visitándolo toda clase de personalidades.

Sin embargo, en 2017 este museo se vio envuelto en una polémica al exponerse una escultura, con pretensiones artísticas, realizadas con huesos humanos conformando una especie de cilindro. La obra se expuso en la casa de San Antonio de Abad. Los citados huesos humanos fueron facilitados por la directiva del museo, dejando en evidencia la escasa o nula empatía sobre aquellos restos humanos, cualesquiera que fuera su antigüedad.

Dicho lo anterior y dado el respeto y admiración que siempre había sentido por este museo, me pregunto si esta encomiable institución ha pasado de ser técnico-científica para convertirse en una gris institución virtual a la sombra de las administraciones.

Rafael Delgado Perera

 

1.- Biografía de D. Miguel Fusté i Ara -Nació en Barcelona en 1919 y falleció en esta misma ciudad en 1966, fue un antropólogo especializado en el estudio de los restos humanos de época prehistórica. Realizó dos campañas, una en el verano del año 1957 y la segunda en los meses de junio y julio de 1958 en Gran Canaria con la ayuda del C.S.I.C. y el Cabildo Insular de Gran Canaria, sobre antropología basada en la obra, que dejó a su muerte inacabada, el Dr. Vernau. Era licenciado en Ciencias Naturales por la Universidad de Barcelona y obtuvo el doctorado en la Universidad de Madrid, colaborador científico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, adscrito al Departamento de Barcelona del Instituto “Bernardino de Sahagún” de antropología y etnografía del C.S.I.C. (Laboratorio de Antropología, Universidad de Barcelona), amplió estudios de su especialidad en el Musee de l´Homme y en el Institute de PaleontologieHumaine de París, miembro de la Societé dꞌ Antropologie de París, de la Deutsche GesellschaftfürAnthopologie y de la Asociación Española para el Estudio del Cuaternario. En el momento de su llegada a Gran Canaria desempeñaba el cargo de secretario del Comité Español en el Comité Internacional de Ciencias Antropológicas y Etnológicas para el que fue propuesto en la reunión de dicho comité en París en 1954. Estudió en el Museo Canario las colecciones osteológicas y la población viva de diversos pueblos de la isla lo que fue objeto de su conferencia arriba comentada.

2.-Virtual. – Entre las acepciones que da el DRAE : U.(úsase). Frecuentemente en oposición a efectivo o real. 3.Fis.(Física). Que tiene existencia aparente y no real.

3.- Que pertenece a la familia de pueblos que se establecieron en Mesopotamia y el Próximo Oriente con anterioridad al primer milenio antes de Cristo y que tenían lenguas con un origen común.

4.-La brida mongólica, epicanto (del latín epicanthusmedialis), o pliegue epicántico, es la formación más característica del ojo mongoloide, aunque no todas las personas de esta etnia genética la presentan y aparece también en individuos de otras etnias.

5.- El pabellón auricular es una estructura cartilaginosa (compuesta por cartílago piel) cuya función es captar las vibraciones sonoras y redirigirlas hacia el interior del oído

Bibliografía y prensa

-Anuario de Estudios Atlánticos, número 8, 1962, -Diferencias antropogeográficas en las poblaciones de Gran Canaria-Miguel Fusté- páginas 67-86

-Revista “Museo Canario”-enero-diciembre-1958-1958 –Algunas observaciones acerca de la Antropología de las poblaciones prehistórica y actual de Gran Canaria-Miguel Fusté-páginas 1-25

-Periódico la Falange -28.08.1957-página 2

-Periódico Diario de Las Palmas – 12.10.1957-página 12

–Periódico Diario de Las Palmas – 06.09.1957-página 6

-Ibidem .06.09.1957-página 5

-Periódico la Falange -31.07.1958-página 4

-Periódico Diario de Las Palmas – 31.07.1958-página 5

-Ibidem -02.08.1958 -página 5

-Periódico la Falange -02.08.1958-página 4

-La Provincia, 09.12.2018, pág. 82

-La Provincia. 14.12.2018, pág. 83

 




5 comentarios sobre “¿Cómo eran nuestros antepasados canarios?

  • el 20 diciembre, 2018 a las 11:31 pm
    Permalink

    Buen artículo, estimado amigo. Sereno, tranquilo…pero esclarecedor. Cabe preguntarse sobre el antaño querido Museo Canario ¿Quo Vadis?

    Respuesta
  • el 21 diciembre, 2018 a las 2:08 am
    Permalink

    Siempre con documentación y sin circunloquios, amigo Rafael Delgado. Sabemos que no es nuevo el circo que se hace con la antropología canaria, desde el gobierno y los cabildos coloniales, para vender nuestra historia como souvenir y contra del arraigo científico para la verdadera comprensión de nuestra historia. Tiempo que no te veo, pero me acuerdo de ti. Un abrazo fuerte, compatriota. Isidro Santana León.

    Respuesta
  • el 21 diciembre, 2018 a las 2:02 pm
    Permalink

    ¿Pero donde estan las momias o cráneos momificados de Gran Canaria con restos del pliegue del epicanto en ojos? Entre esto y los yacimientos “estrella” se han pasado tres pueblos. Un saludo a todos.

    Respuesta
  • el 23 diciembre, 2018 a las 10:36 am
    Permalink

    Creo que el párrafo sobre el Dr Miguel Fusté, en donde se dice que no sufrió censura de la Dictadura, me obliga tras releerlo a otro comentario: sobre este mismo tema he sufrido, recientemente, censura en “Pellagofio” y en otras revistas y periódicos. Asombroso (y espero que ha nadie se le ocurra decir que simpatizo con el regimen del dictador Franco).

    Respuesta
  • el 9 enero, 2019 a las 5:40 pm
    Permalink

    La aparición de “arqueologos” e “historiadores, formados en las sucursales universitarias españolas, con unas teorías asombrosas sobre nuestra historia, invenciones de supuestos “Rituales de solsticio”, “técnicas de afeitado”, “infanticidios varios”, etc; ya nos mosqueaba… Ahora vemos que se institucionalizó la desinformación y aculturización, llegando a extremos ridículos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×