La CGT exige la readmisión de Antonio Bonilla a los CACTs

Es un despido discriminatorio y negar su readmisión podría entenderse como una venganza por denunciar los desmanes de la gestión política en la empresa pública”

La Confederación General del Trabajo (CGT – Lanzarote), manifiesta públicamente su apoyo y solidaridad al presidente del comité de empresa de los Centros de Arte, Cultura y Turismo del Cabildo de Lanzarote (Cacts), Antonio Bonilla, por un despido que consideramos discriminatorio, entendiendo la readmisión a su puesto de trabajo como la posición más justa que deberían tomar los gestores políticos del Cabildo de Lanzarote. De lo contrario, se podría entender esta medida como una venganza o una actitud soberbia hacia el representante sindical por defender los derechos laborales de los trabajadores, denunciar los desmanes de los políticos responsables de la empresa pública y oponerse a la privatización de la misma.

La CGT sostiene que el mensaje que quiere enviar los responsables políticos del Cabildo es un aviso a navegante hacia los demás trabajadores para que no expresen sus críticas ni defiendan sus derechos laborales como debe ser lo normal en una democracia decente, “porque si no ya saben lo que les espera” (el despido). Intentando con esta medida castigar o intimidar a los trabajadores reivindicativos. Quieren hacer entender que ser representante sindical en los Cacts es un peligro para el mantenimiento del puesto de trabajo.

No podemos olvidar, aseguran desde la CGT que se acercan las elecciones sindicales en la empresa pública y para los gestores políticos de los Cacts, “Antonio Bonilla molesta”. Desde el Cabildo “pretenden el aniquilamiento de quienes suponen son sus adversarios, no pueden permitir que vuelva a representar a los trabajadores y que encabece luchas legítimas en temas laborales”. La CGT considera que Antonio Bonilla es todo un ejemplo para la clase trabajadora de Lanzarote.

Desde la CGT exigimos a los gestores políticos del Cabildo de Lanzarote que paren este abuso de poder y respeten el derecho a la libertad sindical de los representantes de los trabajadores, reconocido constitucionalmente, es un principio fundacional de la OIT, cuya vulneración reviste gravedad desde el punto de vista jurídico; pero también lo hace desde un punto de vista social, pues compromete el progreso de los trabajadores.

La CGT hace un llamamiento a la movilización a favor de la readmisión del presidente del comité de empresa de los Cacts, Antonio Bonilla.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×