La disidencia sexual mapuche

El pueblo mapuche, es un pueblo amerindio que habita principalmente en el sur de Chile y Argentina, pueblo sometido a los conquistadores españoles.

A finales del siglo XIX fueron sometidos por Chile y Argentina a través de campañas, conocidas como Pacificación de la Araucanía y Conquista del desierto, las cuales significaron miles de muertes y pérdidas de territorio.

En el pasado y presente siglo, vivieron un proceso de aculturación y asimilación a las sociedades de ambos países, sufriendo discriminación social y racial, en sus relaciones con el resto de sociedades, manifestándose contra la imposición cultural y abriendo conflictos por la propiedad de la tierra.

Las reivindicaciones del pueblo mapuche pasan por la autonomía (derecho propio), algunos grupos anticapitalistas incluso hablan de independencia total del pueblo mapuche, recuperación de tierras ancestrales, beneficios económicos y el reconocimiento de su identidad cultural.

Las disidencias sexuales

Victoria Alonso, Sebastián Pincel y Paz Berti, personas que no se conocían personalmente, que les unía su ancestralidad, forman un grupo que se propone pensar los cruces entre la disidencia sexual y la búsqueda de la ascendencia originaria, cuyo “objetivo” es concienciar que la mayoría de la Patagonia tiene sangre mapuche y que fue negado histórica y sistemáticamente y crear algún tipo de interés. 

Todo empieza como un grupo de amigos, que aunque no se conocían, empiezan a quedar de manera natural, entre mates, hablan de la lucha mapuche y la sexualidad, un grupo que fue creando más fuerza, según seguían hablando.

El grupo manifiesta la falta de referentes que reivindiquen los derechos de identidad de la nación mapuche, y dentro de esa identidad, la libertad sexual.

Entre sus miembros está Paz Berti, cantante, activista que opta por la autogestión, feminista y no cree en el género binario, según Paz, con su música intenta descolonizarnos, mental y físicamente, habla de la reivindicación de la nación mapuche y de las disidencias sexuales.

Paz cree que los medios de comunicación juegan un papel importante a la hora de influir sobre la sociedad, porque al fin y al cabo, es la que importa, ya que la información que procesan los ciudadanos, aunque a veces, los mismos la transmitan de diferentes maneras, según sus ideologías. Destaca la inclusión por parte de algunos medios porque (tras recordar la noticia de una profesora que cambió de sexo, cito textualmente) “está buenísimo que eso se dé aunque cosas así, no deberían ser noticia”, Paz atribuye estos hechos a la constante lucha por la visibilización de las personas trans. En Argentina, según Paz, no hay espacios televisivos frente a las disidencias sociales, que el debate lo generan personas que decidieron organizarse y luchar por sus derechos.

Destaca la homofobia institucional, recordando la pareja de lesbianas que fue agredida y una de ellas detenida por besarse en público, manifiesta que las personas trans no tienen las mismas oportunidades laborales que las personas normativas.

Según Paz, lo que se vive hoy, es una revuelta de la nación mapuche. Toda esta lucha es por causas justas, que tienen que ver, no solo con defender un territorio, sino también la libertad que tenemos como nación, de llevar nuestra identidad libremente y cuidar nuestra tierra con una cultura de autogestión.

La lucha mapuche habla sobre el respeto y la tolerancia para poder vivir sin opresión y conseguir ser seres libres.

 
 
 

Kevin Guerra  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×