La hora de hablar

para Fabio Santoro

Se mostró ante todos y todas desde el principio. Pero no todas las personas la veían. Algunas por ceguera, otras por las prisas, otras por miedo. Algunas personas le miraban pero no entendía qué o quién se mostraba y, con desdén, se marchaban. Otras quedaban quietas sin entender nada pero curiosas y luego, seguían sus pasos sin más. Muchas también quedaban maravilladas por la belleza inusual. Y más tarde, se la cargaban al hombro, sin ninguna resistencia. La colocaban donde les apetecía.

Aquella figura jamás dijo nada. Sólo miraba a su alrededor. No se quejaba. Reía a veces pues, no sabía hasta cuándo durarían todos aquellos adornos, ofrendas y peticiones. Nadie escuchaba su silencio entre tanta adoración. Nadie miraba a sus ojos. No sentían el tímido latido de su inmaculado corazón.

Pasado un tiempo, cuando ya no podían más con el peso de la imagen o cuando aquella imagen decidía desvanecerse, la nada hacia acto de presencia. Se escuchaba entonces, un adiós en el espacio o se vislumbraba una sonrisa en el infinito. Pero siempre aparecía un eco que preguntaba: ¿ves?

En una ocasión ocurrió algo diferente. Apareció ante ella un alma pura que le preguntó: ¿Cuánto tiempo has estado de aquí para allá? ¿Desde cuándo no te quitas el polvo? Mira tú base -le dijo- está dañada.

La imagen que hasta aquel momento no había bajado su mirada a la tierra, observó cómo su base estaba agrietada. Algunas grietas eran profundas, otras superficiales, pero todas, visibles. Aquello provocó que la imagen, siempre dura y estable, por primera vez sintiese como se tambaleaba.

El alma pura le mostró el agua que corría por el río y le dijo: “¡Lávate!” Luego le ayudó a secarse y se ofreció de espejo. ¿Qué ves?- le preguntó-. Nada – contestó a toda prisa y cerrando sus ojos-. El alma insistió: “mira sin miedo. ¿Qué ves?” Y esta vez la imagen más tranquila contestó: “Veo a quien todo lo puede. Veo a quién es  y empieza a hacer. Veo al mundo dentro de mí”. Ahora, dijo el alma bella: “muy bien. Respira. Ahora podemos seguir”.

La imagen ya no era cargada. Le pidió a su compañera que la ayudará a romper aquella base que tenía sus pies atrapados. Y con alegría ambas hicieron añicos aquella pesada piedra. La imagen ahora andaba. Sus pies sentían la tierra, se movían solos y corrían acompañando al viento que cantaba a la libertad.

Pero un día, el alma se fue lejos de la imagen. Y la imagen la extrañaba, pero como pudo se le acercó nuevamente. Esta vez las palabras de la bella alma fueron las que siguen: “no me digas que me echas de menos. No me digas que me amas. Calla. Tiene que ser un secreto”

¿Por qué? preguntó la imagen.

– Sí dices eso- argumento el alma- te pueden hacer daño.

– ¿Quién? -preguntó esta vez asustada la imagen ahora triste.

– Yo no -contestó el alma-. Yo no podría hacerte daño, pero sí podría hacértelo el resto.

– Pero, ¿Quiénes son esos y esas?-seguía preguntando la confusa imagen.

– El resto -insistió el alma bella.

Y fue entonces cuando la imagen dijo: ” Pero sí yo te hablo a ti. Sólo a ti. Ahora estoy aquí. Junto a ti. ¿Me ves? Nadie puede hacerme daño. Ya no me cargan. Ya voy sola. Ahora siento la tierra. Ya no estoy callada preguntando a la nada. Ahora hablo. Miro a los ojos. Ahora renací. ¿Qué ocultas?

– Nada- respondió el alma con una sonrisa. Es sólo una respuesta -dijo más tarde.

Ahora la imagen calló y observó. Todo pasó como en un sueño. Y al amanecer afirmó: ” Amo. Camino. Estoy viva. Siento. Te veo. Estoy aquí. Escucho tu silencio. Te amo y te agradezco. ¿Para qué callarlo? ¿Para qué ocultarlo? No quiero otra base de miedos. Nada puede conmigo. Llegué hasta aquí. El polvo que cubría mis ojos y mi corazón desapareció con tu ayuda. ¿Crees que ahora viendo tanta belleza y viviendo este amor voy a volver a temer? ¿Crees que voy a crear con una verdad mentiras? ¿Qué ser podrá evitar lo inevitable? ¿Ves debilidad en mí? Alma bella, yo canto, bailo, río, vuelo y salto sin miedo. Ya no soy más una imagen ciega, ni sorda ni muda, tampoco inmóvil como un retrato. Alma bella. Amor eterno, ¿sabes? Ahora, siento.

 

Banessa Bethencourt Mesa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×