Santiago Pérez propone un debate abierto sobre la situación del casco histórico

Hay intereses que armonizar y la fórmula no es sencilla. Pero el caos seguirá garantizado mientras haya una compañía de espectáculos municipal, una especie de Ayuntamiento paralelo, de la que nadie responde y que no responde ante nadie”

Ha llegado la hora de hablar de la ciudad histórica, de su habitabilidad, para que no sea un parque temático, un sambódromo, o un lugar donde la gente viene sólo a pasear y a comprar”

El concejal Santiago Pérez va a proponer al resto de Grupos del Ayuntamiento de La Laguna la celebración de un debate abierto en el Pleno sobre la situación del casco histórico, “porque hay todo un conjunto de intereses que armonizar y la fórmula no es sencilla”.

En otro caso, “lo que seguirá garantizado es el caos actual mientras exista una compañía de espectáculos municipal, una especie de Ayuntamiento paralelo de la que nadie responde y que no responde ante nadie”. 

Santiago Pérez tiene la sensación frecuente de que “el casco histórico se ha convertido en una ciudad sin ley. El alcalde y el Gobierno local debieran responder ante el Pleno, es decir ante la ciudadanía, pero no lo hacen. Y como parece que nadie sabe quiénes son los dirigentes de la compañía de espectáculos, ni ante quién responde, al final nadie responde de nada”.

El concejal de XTF-NC considera que “ha llegado la hora de hablar de algunas cosas importantes que tienen que ver con la ciudad histórica, que tienen que ver con su habitabilidad, con que la ciudad histórica no sea solo un parque temático, ni un sambódromo, ni un lugar donde la gente viene sólo a pasear y a comprar”.

La ciudad histórica –siguió diciendo– “tiene que mantener su aliento vital. Y lo mantendrá si es un lugar en el que se pueda vivir. Esto es lo que se decía cuando se estaba gestionando la declaración de La Laguna como ciudad Patrimonio de la Humanidad: que era muy importante que se reforzara su dimensión de ciudad vivida, con niños en las calles, con familias que se sienten bien viviendo en la ciudad y que por tanto no la abandonan. Y no que se convirtiera en una especie de centro comercial abierto que por las noches se desertiza y se vuelve una ciudad fantasma”.

Santiago Pérez señala que “hay que hablar de la accesibilidad de las personas que vivimos en la ciudad, hay que hablar también de fiscalidad, de la ordenación del conjunto histórico, y sobre todo del cumplimiento de esa ordenación. Porque muchas veces tiene uno la sensación de que hay dos varas de medir: una para la ciudadanía y otra para las grandes compañías de servicios que campan a sus anchas; las cosas de los ciudadanos se miran con lupa y con las compañías se hace la vista gorda”.

Y añadió que hay que hablar de los espectáculos: “La gente debe tener clara su programación, que esté justificada, que el desarrollo de los mismos no altere hasta lo insoportable las condiciones de vida de las personas por el volumen del sonido o por el horario. Estoy cansado de que gente que vive o trabaja en el casco me diga que es una tortura trabajar los días que hay espectáculo, porque para empezar la música de la mañana a la noche la emiten con todos los decibelios del mundo”.

Finalmente considera que hay que hablar también de la seguridad: “Me hace gracia ver cómo el Gobierno municipal divulga con su aparato de propaganda datos de una asociación de compañías aseguradoras que dicen que La Laguna es segura. Y uno ha visto en el casco y sus inmediaciones cometer delitos con los métodos más devastadores, como por ejemplo coger una tapa de la alcantarilla y estallarla contra los cristales de los escaparates”.

En todo caso deja claro que se plantea como debate abierto, “en el que además de estos temas se pueden incorporar otros a propuesta del resto de Grupos o de la ciudadanía”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×