“Superación”

REFLEXIÓN

A veces hay como un peso enorme que se posiciona encima de nosotros y nos impide casi respirar.

Eso no significa que se haya acabado el aire; igual que cuando no vemos la luz o el camino, no significa que no estén ahí. Quizá sea que nuestros propios sentidos se distorsionen y se bloqueen en un pequeño mar de oscuridad.

Pero sí, la luz, el aire y el camino siguen estando ahí para nosotros, a veces, sólo hace falta pararse, mirar a los lados y seguir adelante.

POEMA…

Se me caen los trozos de piel
y se desparraman por el suelo
lleno he hojas y musgo húmedo.

A veces, parece que nuestra piel, se quiere separar de nosotros mismos…

Y por eso, se me agrietan los dedos
al subir por esta pedregosa ladera
dónde me dejo la piel a jirones,
y las uñas se me parten  porque 
en la cima, dicen, que está la luz.

A pesar de que aquí abajo, sólo hay oscuridad, frío y silencio… es posible ver la luz más arriba.

A veces, parece que ningún camino tiene sentido, y sin embargo resulta que todo encaja.

Aquí debajo de la montaña, no se ve más que el miedo que 
te impulsa a subir,
a arrastrarte como un reptil
huyendo del fuego, aquí abajo, puede que no llegue la luz, pero no significa que no esté encendida. 

A veces, sólo siento como las otras manos,
temblorosas, como las mías, 
suben desesperadamente y con miedo, a pesar del dolor.


A pesar del miedo,
a pesar del silencio,
y a pesar de nuestro propio carcelero
hay una luz que alumbra para nosotros, sólo hay que dar con el interruptor correcto.

HEMOS DE TENER CLARO QUE A LA CIMA NO LLEGAMOS SUPERANDO A LOS DEMÁS, SINO, SUPERÁNDONOS A NOSOTROS MISMO…

NUNCA DEBEMOS DEJAR

QUE LOS PROPIOS MIEDOS

OCUPEN EL LUGAR

DE NUESTROS SUEÑOS…

Juan Antonio Gómez Jerez

*Portada propuesta por el autor: Juan Antonio Gómez Jerez




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×