Crónica de una revolución anunciada

Cada día lo mismo. Me levanto, desayuno, pongo algo de música y abro las redes sociales (mi sustituto de las noticias de la tele). De nuevo, cada día lo mismo. Un macroproyecto por aquí, un desprecio a lo canario por allá, algún que otro caso de corrupción…  Leer más
×