#todassomosAisha

He grabado por fuera de mi cuerpo las ideas más fuertes que lo llenan. Pero, cierta confusión social hace que algunas personas vean solo dibujos y no alcancen a diferenciar su significado. Son gentes que mete en el mismo paquete a quién se tatúa un escudo militar, la cara de un futbolista o los símbolos patrios que asoman en mi piel.

Estoy en ese momento de la vida en que el activismo es real. No se debe confundir esto con la revolución hormonal de la adolescencia, sencillamente, porque no es así. Y, a pesar de que mis acciones siempre han sido pacíficas, las fuerzas del orden, las contestan con la mayor agresividad que les permite acogerse a su legalidad, que no es poco.

Yo aprendí en el seno familiar a diferenciar la ley y la justicia. Me formé en valores eternos que nunca se sometieron a legislación alguna, y eso le duele a la guardia de esta sociedad enferma que no quieren curar.

Yo soy Aisha, una más de esas personas que no se deja, que no intimidan con facilidad. Soy de las personas que gana su dignidad luchando por la tuya, enfrentando con valentía la injusticia, si eso es denunciar -públicamente- los abusos, la avaricia, la esclavitud y esa parte de la sociedad que nos acusa, que me tacha de antisocial.

Soy solo Aisha. No soy la que ellos ven con cuernos y rabo, no. Soy solo una más.   

 

 

 Pedro González Cánovas 

 

Un comentario en “#todassomosAisha

  • el 29 de julio de 2017 a las 9:20 pm
    Permalink

    Ser joven y no ser revolucionario es una contradicción hasta biológica.
    Salvador Allende 1973

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×