Anillo insular: así se abre paso una de las autopistas más caras de la UE, en tiempos de pandemia, por los montes de El Tanque

En verdad me ha llamado un poco la atención, no mucho no se vayan a creer, la rapidez con la que se ha procedido a arramplar por laurisilva, pinar, huertas y monte verde en general en la zona de El Tanque o cómo se han movido decenas de toneladas, cientos diría yo, de piedra en el Valle de Santiago del Teide por donde habrá de transcurrir el tan ansiado anillo insular. Y digo tan han ansiado porque hasta los que daban conferencias por ahí en contra de este modelo de infraestructuras de alto impacto ¡y carísimo cuando no podemos ni plantearnos que los niños vuelvan a los colegios porque están como están! en el momento que les tocó votar, y bajo las siglas de Podemos/Sí se Puede o qué se yo, se plantaron en el pleno del Cabildo de Tenerife para decir SÍ. Así, sin anestesia ni nada, y no es que no pidan disculpas sino que te insultan por denunciarlo.

Pero en fin, esa es la realidad de esta tierra y de su política, mientras sí quedamos algunos (pa mí que ya cabemos en un furgón pequeño) que consideramos que no nos podemos permitir estos disparates sin antes apuntar bien hacia dónde enfila lo que habría de ser nuestra lista de prioridades. El Covid-19 ha puesto las cosas en su sitio con una contundencia apenas imaginable hace unos meses y a nosotros nos ha cogido con disparatados proyectos de infraestructuras sin sentido alguno ¡no podemos pagar eso! cuando los servicios públicos esenciales para proteger a nuestros viejos, a nuestros niños o a la salud en general de la población están como están.

Por poner un ejemplo gilipollas, leo hoy en prensa que Tazacorte se queja de que a ver cómo resiste el nivel de paro que se les viene encima. Vamos, tenían 500 pues póngale ustedes que la cosa se duplique pero en el puerto de Tazacorte y en la ridícula pero multimillonaria circunvalación que se están disparando, para sacar a los coches del pueblo con lo que hasta el de la gasolinera se irá al carajo, pues se podía haber fomentado el desarrollo del Valle de Aridane en peso pero claro que entonces los amigos de don Antonio Castro no se hubieran hecho tan asquerosamente millonarios sin apenas saber leer ni escribir, que ni falta que les hace a los que financian campañas electorales, algunos de ellos en Tenerife II hoy día.

Esta es nuestra tierra, la que quiere una mayoría cualificada de nuestra ciudadanía incluidos los que venían a removerlo todo que a la hora de la verdad se han puesto del lado del piche en lugar del lado de la gente. ¡Quién se pudo imaginar alguna vez a Santiago Pérez o al Ascanio pidiendo autopistas por la Vega Lagunera! Pues nos ha ocurrido señores y ahora a llorar al río, que para más inri a lo más que llegamos es a barranco de El Río porque aquí corrientes permanentes de agua más bien pocas. En fin, ahí están las imágenes más que nada para esa media docena de personas que pensamos todavía que eso no son formas para un territorio como éste, hay alternativas mucho más sensatas pero obviamente los porcentajes para el ‘trincamiento’ se reducen drásticamente y he ahí el problema probablemente.

Fuente: noincineraciontenerife.wordpress.com




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×