Cosas que tú puedes hacer contra el cambio climático y que los políticos no te pedirán jamás

No te dejes engañar, la lucha contra el cambio climático no la decretan los políticos, ellos han ampliado en diez asientos más el hemiciclo del Parlamento y hacen trampas para tener grupo parlamentario, lo que les da derecho a coche oficial, cuando legalmente no les corresponde”

Si tienes dos o tres coches en casa busca la manera de quedarte con uno, como mucho, con el híbrido no solucionas nada y el eléctrico aún no es una opción para nosotros (los trabajadores me refiero, ellos sí). Si vives lejos de donde haces tu vida laboral intenta cambiar eso, en caso de que no puedas exige un transporte público eficiente y/o en la medida de lo posible comparte coche. Exige educación pública de calidad en tu entorno, que tus hijos puedan ir andando o en bici por rutas seguras pero jamás en coche, huye de los macro centros concertados o privados que provocan atascos inmensos y cuyos resultados académicos son muy discutibles en todo caso y en la EBAU se demuestra cada año. La sanidad y otros servicios públicos básicos cercanos, de manera comarcal, sin necesidad de grandes desplazamientos. Si no lo tienes organízate y exígelo como un derecho que es pero nunca de la mano de partidos políticos oportunistas.

Reclamemos viviendas sociales en los entornos turísticos. No se pueden crear miles de plazas hoteleras que requieren de otros tantos miles de puestos de trabajo sin crear una sola opción de vivienda pública mientras los alquileres se vuelven absolutamente prohibitivos, no hay espacio para tanto coche ni los salarios compensan los grandes desplazamientos. Busca, en todo caso, vivienda cómoda y pequeña, bien orientada para no sufrir el sol de tarde e invierte en doble acristalamiento y aislamiento térmico, huye de la calefacción y del aire acondicionado por esa vía ¡estamos en Canarias!

Que el hecho de que los billetes estén casi regalados, porque están subvencionados con dinero público al 75% y pese a las estafas masivas de las compañías que se levantan la subvención y suben los precios, no te lleven a estar viajando constantemente y consumiendo fuera. Si estás contra el cambio climático de verdad evítalo en la medida de lo posible y jamás traslades el coche entre islas para un fin de semana. Si tienes otras opciones no lo hagas nunca y mucho menos en embarcaciones rápidas. Tómatelo con calma y en la medida de lo posible viaja en barcos menos contaminantes, pero siempre que te sea posible sin coche porque esos 1.500 kilos hay que moverlos también con combustible de momento.

Evita SIEMPRE las grandes superficies que te exigen desplazamiento en coche. No te engañes, al final siempre sales perdiendo, acude al comercio cercano y racionaliza el consumo. Siempre que lo encuentres, elige productos locales, no importa pagar más, ahora en otras cosas como ropa o calzado que verdaderamente no necesitas y que se produce en condiciones de esclavitud. Utiliza la bicicleta no eléctrica para desplazarte siempre que te sea posible, exige a tus políticos o representantes públicos sendas seguras para transitar con ellas o andando. Eso no es ningún atraso, se hace en toda Europa con unas condiciones climáticas que nada tienen que ver con las nuestras. No animes, por nada de mundo, a tus hijos a tener el permiso de conducir ya desde los 17 años, que dedique esos importantes recursos a formación y a viajar, conocer otras culturas, idiomas, etc. ¡No en coches y motos por dios!

Viste lo más cómodamente que puedas, ni caso de esa gente que declaró la emergencia climática en pleno mes de agosto de corbata y con trajes oscuros. Ya te digo yo que sólo venden humo y no tienen conciencia de nada. Sal de tu casa en tu tiempo de ocio y camina, has deporte para mantenerte sano, desde luego no fumes y bebe con moderación. Cuida mucho del agua, no plantes césped (como los doce campos de fútbol que ha plantado el tranvía para derrochar lo más valioso que tenemos innecesariamente), y racionaliza al máximo su consumo en la casa por todos los métodos conocidos. Si tienes opción no dudes en utilizar el agua con la que te duchas para el inodoro o acciones por el estilo. A los ayuntamientos ya no les interesa eso porque hay mucha mamandurria por medio, pero a Canarias y al Planeta sí. Y a tu bolsillo, desde luego.

Luz natural siempre, a no ser que estés en medio de una ola de calor porque aumentará mucho la temperatura de la vivienda, en tal caso cierra todo y bajo consumo a tope. No dejes jamás la puerta de la nevera abierta más de lo estrictamente necesario y desde luego todas las luces y aparatos apagados cuando no las necesites. Si tienes opciones de poner paneles solares pues adelante, tanto para el agua caliente como para producir electricidad, trabaja con la comunidad de vecinos el asunto que les conviene y nos conviene a todos.

En fin, un modo de vida más austero donde nuestras prioridades no sean la compra de coches veloces y caros sino la formación, la vida sana y la calidad del aire que respiramos. Más transporte público, menos prisas para llegar al siguiente atasco y menos inversiones en más carreteras o en circuitos de carreras destrozando millones de metros cuadrados de nuestro escaso pero valiosísimo territorio. ¿Sabe esta gente cuánta energía se nos va a ir sólo en el mantenimiento del túnel de Erjos (5 kilómetros) que costará 400 millones de euros y que han puesto como nuestra prioridad máxima, por encima de hospitales o colegios bien dotados?

Por último, si te molesta el olor de las cabras ya sabes, no tienes por qué hacerte el chalet en el campo, no es el sitio adecuado para ti. No denuncies ni persigas al que produce comida aquí, al contrario, si puedes no ahorres en alimentación por la vía de lo que viene allende de los mares o por el ultraprocesado que pone en riesgo tu salud y la de tus hijos. Ellos nos ayudan, además, a mantener el entorno de nuestros montes saneados contra los incendios forestales, déjate de rollos con helicópteros e hidroaviones porque sólo la adecuada gestión del entorno forestal nos puede evitar sustos de marca mayor, de los que por ahora vamos escapando a trompicones. Montes sí, cuantos más mejor, pero siempre que los podamos gestionar de tal manera que en un momento dado no arrasen por todo como ha ocurrido ya en 14 grandes incendios en lo poquito que llevamos de siglo.

No te dejes engañar, la lucha contra el cambio climático no la decretan los políticos, ellos han ampliado en diez asientos más el hemiciclo del Parlamento y hacen trampas para tener grupo parlamentario, lo que les da derecho a coche oficial, cuando legalmente no les corresponde. Más escaños y más coches oficiales es más cambio climático y más dispendio en detrimento de los servicios esenciales donde siguen recortando sin piedad. La verdadera lucha contra el cambio climático pasa por nuestro cambio de actitud, por la austeridad bien entendida como forma para mejorar nuestra calidad de vida y la del entorno en el que nos movemos. Ellos seguirán encorbatados en pleno agosto ¡en Canarias! vendiendo humo. Ni caso.

 

Fuente: https://noincineraciontenerife.wordpress.com




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×