Educación para la ciudadanía  (80 palabras)

Una anciana del barrio va a ser desahuciada. Estamos plantados frente a su casa. Llegan varias patrullas de policía. Nos resistimos pacíficamente. De repente siento un fuerte golpe y pierdo el conocimiento. Amanece. Despierto en un lúgubre calabozo. Al poco, un agente me lleva ante su jefe.

-¿Nombre? ¿Edad? ¿Profesión?

-¿Algo que declarar?

-Sí. Espero que mi hija, en el futuro, se sienta orgullosa de papá.

Aunque intento reprimirme, se me escapan algunas lágrimas: hoy es  día seis de enero.

 

 

 

Daniel Olivera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×