El “compromiso” de la ULL con el deporte

La cosa es que hace meses que ahí comenzaron unos trabajos que vaya usted a saber por qué se pararon dejando inutilizada no sólo la zona central de hierba, o antes de hierba y ahora de matojos de hasta un metro de alto, sino incluso la pista de atletismo que no se han molestado ni en limpiar

Sorprender no sorprende ya a uno nada en absoluto, en esta tierra nuestra de la que se han apoderado unos cuantos, pero el espectáculo de ver crecer ya hasta pequeños arbustos sobre el antiguo césped natural del polideportivo de la Universidad de La Laguna, francamente, pareciera que pasa de lo que es la gestión del desastre a la que nos tienen acostumbrados estos personajes que siempre son los mismos.

Dicen que es que le iban a cambiar la hierba natural por otra de plástico, que lleva menos mantenimiento cuando resulta que el tranvía tiene césped natural suficiente para cubrir la superficie de unos 12 campos de fútbol, pero la Universidad de La Laguna, en una zona además especialmente húmeda, no se puede permitir mantener uno solo mientras sí que riegan grandes extensiones de césped en los jardines de Guajara. Un par de campos de fútbol probablemente. ¿No se puede permitir la Universidad un campo de hierba por qué? ¿Quién dice eso?

Pero la cosa no es esa, la cosa es que hace meses que ahí comenzaron unos trabajos que vaya usted a saber por qué se pararon dejando inutilizada no sólo la zona central de hierba, o antes de hierba y ahora de matojos de hasta un metro de alto, sino incluso la pista de atletismo que no se han molestado ni en limpiar para que al menos la gente pueda seguir haciendo sus series. Téngase en cuenta que la otra pista de atletismo con la que cuenta La Laguna -en La Manzanilla- no la pueden utilizar los estudiantes a no ser que estén federados y/o en un equipo de La Laguna, todo ello fruto de las restricciones y limitaciones que se ponen aquí a toda persona que opte por la práctica deportiva al nivel que sea, siempre que no sea fútbol, claro está.

Universidad y deporte, en todo el mundo, van de la mano cuando no se utiliza éste como revulsivo para favorecer el desarrollo integral de la persona. Aquí no, aquí somos más de macrobotellones en las propias facultades o en Mesa Mota, de ahí que a nadie importe que pasado ya el ecuador del curso académico el polideportivo se encuentre en esas condiciones y en ese estado de abandono. Un polideportivo, además, que hace ya unos años debería haber comenzado a buscar nuevo emplazamiento dado que bloquea cualquier posibilidad de ampliación del intercambiador de La Laguna que en realidad es una estación de guaguas con las mismas dársenas que la antigua de San Benito que debió planificarse hace medio siglo ya. Pero no sólo no se habla de eso sino que el propio Cabildo ha financiado un pequeño gimnasio casi pegado a la estación de guaguas básicamente porque para Alonso, que se debe estar tirando una media de dos o tres mil fotos al día en esta época preelectoral, la necesidad de planificación es sencillamente una quimera. No lo ve el hombre y qué le vamos a hacer.

Fuente: https://noincineraciontenerife.wordpress.com




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×