Fidel Castro: “Ese mundo tiene que cambiar, y cambiará, pero nadie podría decir cuándo”

1 de enero de 2016: conmemoración del 57 aniversario del triunfo de la revolución cubana.

Fragmento de la entrevista que Fidel Castro concedió al semanario mexicano Siempre! en 1991*.

¿Cuánto tiempo más permanecerá o sobrevivirá el capitalismo en su estado actual? ¿Cuánto tiempo de vida le da usted?

 

comillas1

Nadie podrá dar una respuesta seria sobre eso, nadie podría afirmar con seguridad cuánto tiempo van a sobrevivir el sistema capitalista y el imperialismo.

En general, los revolucionarios siempre se han equivocado al calcular el tiempo; casi todos los revolucionarios en todas las épocas han creído ver el triunfo de sus ideas a la vuelta de la esquina. También los que elaboraron las ideas de la Revolución Francesa creían que las transformaciones revolucionarias se iban a producir muy pronto, y aquellas ideas, sin embargo, tardaron bastante en ser realidades.

Los revolucionarios –entre ellos Lenin, un genial revolucionario, no creo que lo pueda negar nadie- creyeron que inmediatamente después de la Revolución Rusa se habría de producir la revolución mundial. Antes de Lenin, los comuneros de París creían que la revolución socialista vendría de inmediato. Marx creyó que sus ideas triunfarían mucho más rápido. Hidalgo y Morelos creyeron que se alcanzaría inmediatamente la independencia de México. Bolivar pensó, en el año 1810, en la inmediatez de la independencia de Venezuela, y en la liberación e integración de la América Latina. Pasaron muchos años de durísima lucha antes de alcanzar la independencia en forma fraccionada y aún no existe la integración. Los cubanos, en el año 1868, creyeron el éxito inmediato de sus luchas, y treinta años después sólo lograron un régimen neocolonial que nos mantuvo bajo el dominio político y económico de Estados Unidos durante casi 60 años, hasta el triunfo de la Revolución Cubana. Los primeros cristianos seguramente creyeron que sus doctrinas se extenderían por el mundo en breve tiempo; sin embargo, pasaron muchos siglos antes de que aquellas ideas se convirtieran en la religión de las masas en Occidente.

En general los revolucionarios creen siempre que aquellas que consideran ideas justas han de triunfar sin dilación; los revolucionarios corremos el riesgo de pensar en reducir con la imaginación el período de vida del capitalismo. No tengo la menor duda de que ese régimen egoísta y despiadado desaparecerá; lo creo porque creo en la humanidad y creo en el hombre, y en su capacidad de lucha, de justicia y de libertad.

Vendrán fenómenos nuevos. Creo que los estudiosos de las ciencias políticas tendrán que observar atentamente cómo van a evolucionar los acontecimientos y qué contradicciones van a surgir en los próximos años y quizás en las próximas décadas entre los grandes bloques económicos, y el desarrollo de los acontecimientos. Pero algo es seguro, el mundo de hoy no puede seguir siendo eternamente el mundo de ahora, ni miles de millones pueden seguir en el hambre y la miseria; antes preferirían morir que resignarse a eso.

Ese mundo tiene que cambiar, y cambiará, pero nadie te podrá decir cuándo. Cambiará inexorablemente si es que la humanidad sobrevive a los desastres ecológicos y a los peligros de guerra que el capitalismo y el imperialismo han creado con su anarquía, sus colosales despilfarros de recursos naturales, su afán de dominio, su enloquecido estilo de vida y sus sociedades de consumo”.

 

linea azulia

*La entrevista fue realizada por Beatriz Pagés Rebollar.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×