Las “vías ciclables” de La Laguna  

Hace unos días se me ponían los pelos como escarpias cuando oía a un profesional del volante interpretar el sentido de las bicicletas pintadas en el suelo por diferentes calles de La Laguna. Para este señor la cosa estaba clara, eso significaba que por esas calles estaba autorizado que fueran las bicis y, por descarte, por el resto no estaba permitido. El hombre me lo decía así y yo, incrédulo de mi, francamente me quedé mudo, no supe contestar hasta no encontrar algo de información al respecto, otra cosa es que uno tiene claro de siempre que las bicicletas pueden ir por todas partes menos por donde esté expresamente prohibido, como autopistas o determinados túneles. Pero vamos, ya uno duda hasta de que eso que te persigue por este suelo pueda ser tu propia sombra tal y como están las cosas.

Informándome, por tanto, he visto que el Ayuntamiento de La Laguna lo llama ‘vía ciclable’ que ellos no definen pero que en sitios como Zaragoza está perfectamente especificado. Barcelona también lo tiene claro, por esas vías los vehículos van a treinta y la bicicleta tiene la preferencia, pero en ambos casos las calles deben cumplir unos requisitos que en La Laguna no se dan de ninguna de las maneras porque se trata, en definitiva, de darle ventaja a la bici frente al coche hasta el punto de que pueden adelantar en caso de obstáculo porque se supone que queda espacio suficiente para hacerlo con seguridad. Vamos, algo así como justo lo contrario de lo que podemos encontrarnos en La Laguna.

¿Qué pretende La Laguna llenándolo todo de bicicletas pintadas incluso en zonas de asfalto destrozado que son un verdadero peligro para los usuarios? Pues además de la propaganda habitual ya cuando se acercan procesos electorales, cualquiera diría que lo que se está haciendo, que llega a crear peligrosas confusiones hasta en profesionales de la carretera,  no tiene nada que ver con los treinta kilómetros de carril exclusivo que el Ayuntamiento de Clavijo anunciara en 2013, hace ahora un lustro, porque supuestamente así estaba recogido en el Plan General.

Claro, eso sí, es evidente que con una oposición política que se ha pasado tres años pendiente de una moción de censura que estaba claro que era inviable cualquier cosa es posible que ocurra en este municipio sin que nadie chiste. Y, concretamente, lo de las bicicletas pintadas en un asfalto en la mayoría muy peligroso especialmente para ellas, no es más que la guinda sobre el pastel de la incompetencia más absoluta a la que nos han llevado los unos por acción y los otros por omisión. En este caso, además, con grave riesgo para la seguridad de la gente que se pueda llegar a creer algo de esta broma de mal gusto.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×