Manifiesto de la Junta Republicana de Canarias

Los movimientos sociales de liberación son la verdadera palanca para el despertar republicano hacia la autentica democratización de la humanidad

El éxito de las manifestaciones de las mujeres trabajadoras ha demostrado que los vasos comunicantes internacionalistas entre los movimientos de liberación igualitaria  son una de las principales vías para lograr la superación democrática de la catástrofe humana y ecológica, provocada por la profunda crisis del kapitalismo totalizante y tecnodestructivo.

El gran confusionismo falsimediático  y  yankicéntrico que nos intenta alienar a base de mentiras políticas y económicas, las hipocresías  que llamamos la postverdad o trumperíasignoran que la verdad histórica al final siempre se abre camino. Y este es el gran éxito del movimiento republicano por la memoria histórica. En el estado español, el ESNABUM[1] de las Españas, la Memoria Histórica de los y las republicanas ha sabido explicar en qué medida pesa aún sobre nuestras espaldas la continuidad de esa oligarquía postfranquista pactada en la transición y que continua instalada en cuatro quiebras sociopolíticas, cuatro fracturas irresueltas que hemos heredado del estado de opresividad católica-central-militarista, y que no se solucionaron,  sino que se consolidaron con  la democracia minimalista de la transición.

Esas cuatro  fracturas son:

1.- El problema de la falta de legitimidad democrática de una jefatura militar vitalicia del Estado, directamente designada por el dictador a través de la ley de  sucesión de 1969.  A partir de esta ilegitimidad originaria y a lo largo de la transición post franquista se ha eludido el ejercicio de la soberanía popular en su fundamental derecho a elegir libremente el régimen republicano o monárquico, que como ciudadanas deseábamos otorgarnos. 

2.- El problema de la liberación de los pueblos con nacionalidades diferenciadas en las Españasfranquistamente oprimidos por el militar centralismo y que no se ha podido resolver con el régimen autonómico, ya que para ello era necesario el ejercicio de la autodeterminación legitimadora popular pronunciándose sobre la forma política de libre relación con la organización del estado, que podría ser  federal, confederal, unitaria o independentista.

La represión y la ocupación militar de Cataluña del 01 de octubre de 2017  ha demostrado que no es posible una solución democrática a partir de las limitaciones de la constitucionalísima del 78, que hace imposible en su Art. 92 la convocatoria de referéndums sin el visto bueno de la corona y del gobierno monárquico-bipartidista turnante.

3.- El problema de la represión del pueblo trabajador (perdedores y perdedoras republicanas de la guerra civil, persistentemente sospechosos de rojerío), que se ha prolongado en el postfranquismo,  generando un retraso salarial y una pérdida de derechos sociales que sigue marcando una diferencia sustancial con la clase trabajadora europea.

4.- El exilio masivo de intelectuales y profesionales republicanos, (aquellos y aquellas que se salvaron del fusilamiento y que marcharon huyendo de la depuración), dejó un vacío cultural que fue rellenado por el clero y los ideólogos francofalangistas, ignorando la cultura de la Ilustración y retornándonos al oscurantismo de la contrarreforma del Siglo XVI.  A partir de entonces, la enseñanza pública y privada quedó marcada por el sesgo del patriotismo religioso-militar y folclórico.

En el caso de la nación canaria, el pacto entre la fracción central-militarista  de la burguesía (ppsoe) y la fracción nacionalista (cc) ha prolongado un régimen oligárquico caciquil y de dependencia semicolonial, basado en un sistema electoral manifiestamente injusto, y se ha ninguneado la tradición ecologista y antimilitarista del pueblo, demostrada, por ejemplo, en las manifestaciones contra el macropuerto de Granadilla (golosa cabeza de puente de la OTAN para intervenir en el continente africano), y en las protestas contra las intervenciones imperialistas, en la primavera de año 2003, sintonizando con la movilización internacional del “No a la guerra”.

Los y las republicanas proponemos que para la  recuperación plena del proceso de democratización de la sociedad y del estado, para la salida del francoenquistamiento hacia un proyecto en el cual podamos confluir todas y todos, debemos forzosamente pasar por la crisis del régimen monárquico y por el inicio de  unos procesos constituyentes donde se consulte a los pueblos.   

Desde la JUNTA REPUBLICANA DE CANARIAS proponemos que se lleve a cabo un  verdadero y democrático proceso constituyente basado en la libertad, la igualdad, la  fraternidad  y la justicia universal, con múltiples asambleas ciudadanas en las diferentes comunidades, para superar la actual constitución estatal-kapitalista.

Estas asambleas constituyentes permitirán potenciar la soberanía y el empoderamiento popular confluyendo con movimientos sociales y partidos en un frente amplio de conjunción republicano-ecosocialista y feminista que rompa, que disuelva mejor dicho, el bipartidismo reinante.

·Por un doble referéndum pre-constituyente que legitime popularmente el tipo de régimen democrático y la relación de las nacionalidades entre ellas, y con el estado central. 

·Por la elección de unas cortes constituyentes que elaboren una constitución democrática acorde con la voluntad popular.

·Por la desmilitarización y reconversión de la economía armamentista.

·Por un régimen laico y aconfesional.

·Por la de ejecución de la ley de Memoria Histórica.

·Por la autodeterminación de los pueblos.

·Por una alternativa Ecosocialista, Feminista y Humanista al Kapitalismo en crisis.

·Por la confluencia de todos los movimientos sociales de liberación democrática que aspiran a una justicia universal.

AMIGAS Y AMIGOS,  CIUDADANOS Y CIUDADANAS, GRITEMOS: 

¡VIVA LA REPÚBLICA  y  VIVA EL 15M!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×