Miradas

Esto es lo que veo cuando miro a los ojos
A la gente de mi ciudad:
Miradas que dicen más que las palabras,
Que delatan una dura y larga espera
Por una oportunidad
Que dejan escapar sin darse cuenta…
Miradas agónicas que con la prisa no se miran
Corren tras un destino
Que no han elegido…
Miradas confusas en medio del caos,
Miradas desafiantes
Que te esquivan si las miras a la cara,
Miradas vacías… sin ambición,
Caras largas incapaces de sonreír.

 

Miradas ancladas en el ayer
Que se pierden el mañana
Aferradas a sus recuerdos como si fueran el último,
Han dejado que el pasado les consuma…
El miedo en su gesto es ya una costumbre,
Miedos inculcados desde la infancia
Que difuminan la realidad…
Evitan los espejos
Por no mirar de frente sus complejos,
No pueden caminar sin ponerle peros
A cada paso, a cada intento de avanzar.

 

Son caras demasiado caras
Meticulosamente diseñadas
Para que no se crean nada,
Para que no las vean venir,
Piensen que no pasa nada
Y no protesten…
Ante la mirada arrogante
De los dueños del poder
Caras duras que juegan con tu porvenir.

 

Miradas de desprecio a este patito feo
Pues quizás sea el único listo de la clase,
Se aprecia el triunfo en su semblante
Simpático, atento y amable…
Capaz de mirar con amor
En estos tiempos de odio,
De arrancarte de cuajo todos los rencores,
Poner una ambición en tu mirada
Y desnudar tu alma con tan solo proponérselo.

 

Puestos a mirar…
Yo los miro desde lejos
Donde no me llegue su reflejo,
Desde cualquier lugar
Donde encuentre un poco de cordura
Y nadie me mire con recelo
Cuando le brindo una sonrisa…
Quiero encontrar un pueblo
Con los ojos llenos de paz
Para poder mirarlos.

 

 

 

 

Manuel Pérez Marrero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×