Padres del colegio Soo denuncian un “sabotaje” de las instituciones al nuevo modelo educativo del centro

Afirman que se celebró una “reunión clandestina” y apuntan a dos maestras que “fueron empujando y presionando” ante Educación y el Ayuntamiento. También cuestionan que se va a eliminar una unidad del centro

Padres del Colegio de Educación Infantil y Primaria de Soo se ha unido para denunciar el “sabotaje” y el “rechazo” vivido “por parte de las distintas administraciones educativas de la isla de Lanzarote” en relación al nuevo modelo educativo promovido por la directora del centro que, según afirman, apuesta “por un proyecto que busca una educación respetuosa y con nuevas metodologías”. Por ello, han difundido un comunicado para “contar el sentir y varios sucesos transcurridos a lo largo de este año escolar 2016/2017”.

Según han señalado, el escrito habría sido respaldado por los padres de 32 alumnos de los 40 que integran el centro, quienes sostienen que “desde el principio se ha visto la falta de apoyo por las maestras del centro en participar en el proyecto, aunque ellas hubiesen manifestado a los padres lo contrario”. Igualmente, apuntan que esa falta de apoyo también partió de “algunos de los padres, que fueron empujando y presionando por medio de instituciones de Educación y el Ayuntamiento; que, en vez de escuchar y tener en cuenta la gran mayoría, amplificaron la disconformidad de una minoría”.

En este sentido, los padres aseguran que “el Ayuntamiento organizó una reunión clandestina con el Director Insular de Dirección, Mario Pérez; el concejal de Educación, Javier Díaz; el inspector de Educación, Andrés González Ramos; la concejala de Asuntos Sociales y Bienestar, Nori Machín Barrios; y el coordinador del CER, Sebastián Acosta”. Además, subrayan que a ella “solo estaban invitados una parte ínfima de familias y las dos maestras del centro, dejando al margen al resto de la comunidad educativa; consejo escolar, Ampa, resto de familias y la directora”. “Reunión de la cual nos enteramos por casualidad y que fue convocada fuera del centro escolar y en el más oscuro secretismo”, denuncian los padres de varios alumnos del centro de Soo. 

Por otra parte, destacan que “la principal competencia del Ayuntamiento es del mantenimiento de la infraestructura educativa, única cosa que le compete, y de la cual no se ha hecho cargo”. Así, señalan “por ejemplo la seguridad de las puertas y las continuas invasiones de las palomas”. Unos problemas en el centro que “gracias a algunos padres, se han intentado solucionar de una forma u otra”, según aseguran, añadiendo que el Ayuntamiento “solo se encargó de alimentar la desarmonía del centro en lugar de ser mediador de soluciones constructivas”. 

Ante esta situación, estos padres de los estudiantes del colegio Soo aseguran que pidieron “una reunión, previa a la convocada por el Ayuntamiento, a las maestras que nunca han apoyado a la directora, para que nos comunicasen cuál es el problema”. Sin embargo, señalan que éstas “negaron categóricamente su asistencia porque no lo veían “oportuno”. Sin embargo, apuntan que se reunieron con el concejal de Educación y su secretaria para transmitirles su “apoyo al proyecto y a la directora del centro”.

Desde ese momento comienza una autentica lucha por parte del inspector de zona en contra de la directora, la cual se encontraba de baja por ansiedad”, explican los padres, que aseguran que este inspector se presentaba “hasta dos veces por semana en el centro escolar” y que esto, “interfería de forma negativa en las clases” de sus hijos. Además, denuncian que ésta iba “en todo momento a favor de una minoría de los padres e ignorando las peticiones que le hacíamos las otras familias”. 

En todo momento nos ha parecido que por parte de la Inspección, en concreto del inspector de zona, no ha querido poner ninguna solución a estos conflictos”, denuncian, apuntando también que “al contrario que la mayoría de los padres, nos hemos visto en total desamparo”. “Y además creando una división en las familias, ya que solo escuchaba a la minoría”, añaden. 

Los padres de estos alumnos del colegio Soo califican de “surrealista” la situación y señalan que han “vivido un continuo sabotaje al regular desarrollo de la vida escolar, que ha involucrado a cada familia”. “A estas alturas nos cabe pensar que pueda haber alguna interferencia de intereses políticos”, declaran.

“Incluso después del cierre del curso todavía no tenemos la seguridad de lo que nos espera a la vuelta al cole el próximo curso”, aseguran los padres. Una incertidumbre que afirman que “se refleja en el último acontecimiento”, y es que aseguran que se va a eliminar una unidad del centro, “quitándonos un maestro, incumpliendo con los ratios establecidos”. “A día de hoy tenemos derecho a tener tres unidades y nos dejan solo con dos, impidiendo nuevas matrículas en el mes próximo de septiembre”, lamentan. En este sentido ponen como referencia el año pasado, en el que “el colegio de Soo pasó de 36 a 56 inscritos, gracias al método de enseñanza propuesto por Ros Mari Baena, y que fue aprobado por la administración de Educación”. “Y es curioso que todo esto se haya producido justo después de habernos asegurado de que el proyecto iba a contar con el apoyo de las instituciones para seguir adelante sin ningún obstáculo”, añaden.

Los denunciantes de esta situación afirman que por todo ello han ido “varias veces a la Inspección de Educación para que, por favor, nos escuchen, sepan el otro lado de la verdad de lo vivido en el colegio de Soo, solicitando que dejen desarrollar este método de educación con una muy buena predisposición ayudar a los niños con esta nueva pedagogía, para que puedan aprender con más motivación”. Asimismo, apuntan que con ello piden que “estas instituciones demuestren que de verdad los niños son lo más importante y que están por encima de todo lo que pueda haber detrás”. “La mayoría de los padres estamos muy involucrados y al tanto de esta metodología y, además, en este caso sabemos cómo se está ejerciendo”. “Queremos construir y contribuir”, subrayan estos padres.

 “A día de hoy la mayoría de los padres podemos constatar que, a pesar de todos los boicots y entorpecimiento en la enseñanza, nuestros hijos son los primeros en haber avanzado en conocimientos curriculares, gracias a la gran motivación que Ros Mari ha sabido infundir en ellos, debido a su probada experiencia como profesional durante 18 años”, señalan sobre la situación en la que se encuentran sus hijos después de este curso escolar. 

Es por ello que en el comunicado destacan que buscan “sumar y eliminar confrontaciones”, así como “apoyar a los docentes que están por el cambio”. También con el escrito los padres quieren “desmentir todas esas informaciones erróneas y mal intencionadas que parece que buscan destruir en vez de construir; esas voces que hacen públicas esas informaciones falsas sobre el proyecto y la dirección del centro”. En este sentido señalan que “es curioso que mientras en la prensa mediática se apoya a centros y métodos de otros países y comunidades autónomas que siguen el mismo método que se lleva en la escuela de Soo, aquí algunos de los componentes de las instituciones han querido eliminarlos por diversos motivos” que, a juicio de estos padres, son “muy cuestionables”. 

Ésta no solo es la exigencia de nuestros hijos, sino de más de 600 familias de Lanzarote que ya han firmado con validez legal para apoyar el proyecto ‘otra escuela pública es posible’ en la plataforma más grande del mundo www.change.org”, declaran estos padres el colegio Soo. Así, aseguran que pretenden con ello “promover un real cambio educativo en la isla de Lanzarote y ofrecer una alternativa a los métodos tradicionales de educación, como demuestra la excelencia alcanzada por los mejores sistemas educativos de Europa que adoptan metodologías pedagógicas similares”. 

 

*Fuente: http://www.lavozdelanzarote.com

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×