¡Qué bueno con los capitalistas, qué malo con tu pueblo!

Él lo sabe de sobra, me refiero a Antonio Morales, presidente del cabildo de Gran Canaria y a toda su laya de políticos y técnicos lacayunos que le rodean.

Declaró en prensa de papel, el promotor de Siam Park, que en su parque acuático no van a trabajar canarios, tirando por los suelos las mentiras de Antonio Morales quién lanzaba a los cuatro vientos la generación de empleo que esa macro-estructura turística iba a suponer para los canarios.

Un pedazo más de nuestra tierra que se vende a los intereses extranjeros, simplemente porque este pueblo ha elegido a la misma casta colonialista y corrupta que siempre están en el poder –cuando no en un lugar en otro– a la que no le importa Canarias ni su pueblo sino los negocios oscuros con los que ellos se enriquecen.

No sólo no emplearán a canarios en esas instalaciones –si acaso algunos en los trabajos marginales y miserables–, sino que harán privada la playa del Veril a donde no podremos acceder: nos roban nuestra tierra y este pueblo sigue impasible.

Este facha con túnica de progre, Antonio el de Agüimes, insta  al acalde del ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana para que apruebe los permisos de obras de canalización del barranco del Veril, último escollo “administrativo” para meter las palas y destruir nuestro acervo. Vuelvo a recordar que este personaje de la política colonial y especulativa, dijo que “no podía instar al presidente del cabildo de Fuerteventura para que se posicionara en contra del destrozo de la montaña de Tindaya porque él no podía entrar en las decisiones de otras administraciones”… pero bien que entra, cuando le interesa o algún negocio espurio hay detrás, como ahora –repito– también dándoles besitos a Marco Aurelio Pérez, Alcalde de San Bartolomé, para que le allane el terreno y facilite la construcción del Siam Park. Ya dije una vez que este cristiano es un lobo con piel de oveja y cada día se le ve más la cara de licántropo.

Según dicen, ya está todo solucionado por parte de su consistorio Insular –con qué rapidez– mas, para agilizar la obra, la consejera de Política Territorial, Inés Miranda, le entregó al magnate Wolfgang Kiessling el documento de calificación territorial –servil y rauda como buena vasalla– y con qué alegría y sumisión trabaja esta acólita para los intereses foráneos y por la mamandurria pública. No sé si el documento recoge el estudio de Impacto medioambiental, pues el barranco del Veril tiene yacimientos arqueológicos y flora endémica, pues, si alguna cabra guanil hubiera comido por allí antes del soborno del Magnate, la hubieran fulminado sobre la marcha.

Es de suponer que el estudio de impacto medio ambiental estará –y estará bien hecho, aunque esté adulterado– pues son los mismos técnicos empleados del Cabildo quienes lo elaboran: todo se sancocha en la misma cocina y con los mismos cocineros.

En el pleno de la Ley del suelo en el Parlamento de Canarias, NC votó en contra, pero bien que se aprovecha de esa misma ley para seguir con la especulación en Gran Canaria: hubieran sido menos hipócritas votando a favor, impresentables… Empero, a los hechos me remito, ya que no es sólo al Siam Park al que conceden permisos, sino a Lopesan, con otro hotel en Las Meloneras… además el apoyo que también le brinda al acuario que el magnate ya casi tiene terminado en Las Palmas de Gran Canaria, dentro del puerto de La Luz –asunto este que vulnera la Ley de costas y de Puertos–, pero la mafia es la mafia aunque se atavíen de Lamas.

Recordar que el trepa y mediocre alcalducho de Las palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo –hijo de un comunistoide burgués–, amigo de besos, abrazos y proyectos de Antonio el de Agüimes, entregó al magnate Wolfgang Kiessling un millón de euros para financiarle una pasarela en su negocio del acuario, dinero del erario público de los canarios.

No, no quieren otra política para beneficio de nuestro pueblo, como puede ser implementar el sector primario e industrial, sino pedir subvenciones para carreteras, metroguaguas –que va a terminar por privatizar el transporte público–, el tren eléctrico de Román –creo que de niño los reyes Magos nunca le pusieron uno de pilas– y todas son políticas de dependencia y desmantelamiento de nuestro medio y nuestra identidad, porque de esas políticas es de donde se maman comisiones y recursos, así como subvenciones para campañas electorales.

Todos están podridos por el colonialismo –ya he dicho en infinidad de ocasiones que las colonias son para saquearlas y aherrojar a su pueblo– pero, para ello, se hace imprescindible una ralea de nativos que custodian el estatus colonial a cambio de prebendas.

Sólo hay una manera de acabar con esta metástasis, con todos estos corruptos lacayunos que destrozan nuestra nación y nos hacen desaparecer como pueblo, y es, inexorablemente, yendo a por la independencia de Canarias, única forma de que estos caciques, carroñeros de la sangre de nuestro pueblo y nuestra patria, rindan cuenta de todos los agravios cometidos y, en este sentido, poder regenerar nuestra nación dentro de un nuevo Estado soberano. En Puerto Rico (Mar Caribe) existe un problema similar al de Canarias, y ya la mencionada nación está en la comisión de descolonización de las Naciones Unidas para independizarse de EE.UU. ¿Hasta cuándo vamos a seguir los canarios soportando esta mancebía que España ha hecho de nuestra tierra canaria y cuánto más vamos a esperar para sacar de Canarias a sus guanches y godos mayordomos y proxenetas?

 
 
 

Isidro Santana León 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×