Salvemos el planeta

Este poema está escrito desde varias perspectivas:

Una de ellas es informar o recordar, que antes de la construcción de los aljibes en la Isla de La Palma, se hacían tanques de tea en los caminos y senderos en el que contenía un canal dispuesto desde el camino a dicho tanque, y en el lado opuesto colocaban una escalera para acceder por la parte superior y así poder recoger el agua con un cubo, con este sistema es como mejor se aprovechaba la escorrentía de Otoño, invierno y la primavera, para disponer de agua en verano, ya que es una estación seca. Considerado en la época como bien de primera necesidad. No olvidemos que nuestro planeta tiene ¾ partes de agua, al igual que nuestro cuerpo, un 70%.

Otra es la importancia de la agricultura en la sociedad, y que actualmente solo tiene una vertiente capitalista, ya que se cultiva para generar dinero y no para alimentar a la población, donde importa mucho la cantidad y muy poco la calidad, además de que se especula con el alimento, ya que si les sale rentable tirar grandes cantidades para que no baje el precio por algún excedente, lo hacen sin ningún tipo de escrúpulo ético y moral, aunque mucha gente esté pasando necesidad. Relacionando este tema directamente con el agua. En Canarias son los terratenientes de las grandes fincas tienen los derechos del agua, como si de la edad media se tratase, a parte de los grandes negocios que tienen. Recuerdo el jugoso dato de un 80% de la riqueza que hay en el Archipiélago Canario, la posee un 0,2% de la población, generando una clara desigualdad económica y social.

Está más que demostrado que nuestras primeras funciones biológicas son la hidratación o beber mínimo dos litros de agua al día, lógico si tenemos en cuenta el porcentaje de agua de nuestro cuerpo (las células y todo el organismo funciona con este líquido) y a continuación alimentarnos para adquirir los oligoelementos necesarios para la vida y no nos olvidemos del descanso, de dormir las 8 horas diarias recomendadas por los médicos, por desgracia mucha gente no tiene hogar y duerme en la calle. Al partir de ahí, una vez que tenemos energía para que nuestro cuerpo funcione, podremos hacer las cosas que debemos hacer y las cosas que realmente nos gustan, y sentirnos realizados y más felices, eso es en teoría, porque hay muchas depresiones, pero si se hacen bien las cosas, podemos superar las dificultades y disfrutar más y por ende ser más felices, está demostrado.

Pero solo tendremos tiempo para pensar en otras cosas, cuando las funciones básicas estén satisfechas, como dijo el señor Abraham Maslow en su teoría llamada la pirámide de Maslow o jerarquía de las necesidades humanas.

Teniendo en cuenta el párrafo anterior, todos tenemos derecho a satisfacer nuestras funciones vitales básicas (agua, alimentos, vivienda) sin olvidarnos de servicios también importantes como son la sanidad y la educación, y lo merecemos porque somos seres humanos, sin importar la clase, ni el estrato, ni cualquier milonga que se invite el de arriba para seguir dominando el mundo, por eso mismo el capitalismo no lo entiende, solo entiende de divisas destruyendo el planeta, con saqueo y extracciones de petróleo en países ajenos, creando conflictos que en un principio no existían entre países energéticamente desarrollados, pero institucionalmente subdesarrollados, porque un gran porcentaje de la población vive en la absoluta miseria.

Tan cierto como los negocios innecesarios donde hacen enormes talas de bosques para construir casinos, hoteles… y no nos olvidemos de la contaminación de las fábricas en las grandes ciudades, etc.

Elaborando leyes en el que el pueblo no ha formado parte, son instituciones que no nos aportan nada, ni cuentan con los ciudadanos y en que en muchos de sus artículos de sus constituciones se contradicen, redactando una cosa y haciendo todo lo contrario, donde la Ley no apoya al débil sino al más fuerte para que el pez grande siga engullendo al pez chico, y más si eres de una colonia como es el caso de Canarias.

Hay que salvar el planeta, luchando contra el tirano y estableciendo un mundo de paz, armonía, justicia, donde se respete el entorno y al ser humano, y así podamos vivir todos, que para eso es la vida.

Todos tenemos egos, una forma de destruirnos internamente y a su vez de destruir a los demás, mentalmente, emocionalmente o físicamente, por ello hay que saber canalizar la mala energía y transformarla en energía positiva, sé que no somos perfectos, pero estoy seguro de que podemos ser mejores personas, de eso no tengo ninguna duda.

Aclarar que escribo tanto sobre mis amadas Islas Canarias, como sobre el resto del mundo.

 

 

Caían gotas de agua en tanques de tea

llueve amor que fertilizaba las raíces

los oligoelementos son partícipes

del crecimiento de nuestra alma.

 

El sustento nos hace más capaces

para hacer los que nos hace felices,

mendigos de felicidad también existen

no es justo que existan leyes tan crueles.

 

¿Por qué queremos destruir a la tierra?

Somos antinaturales por naturaleza

madres dan vida a futuros asesinos.

 

Vivir en paz y armonía es la clave

sentirte bien con tu entorno,

hacer más y criticar menos

no dejes que la acidia te condene.

 

No dejes que el ego te condicione

exprésate, sal de las rejas y libérate,

vive sin miedo a equivocarte

pues esos errores, traerán grandes aciertos.

 

 

 

 

Joel Pérez Noguera

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×