Somos Lanzarote considera que la Isla no debe pagar “ni un céntimo más” en favor del negocio de Jason De Caires, autor del Museo Atlántico

Con las dos propuestas que manejan los CACT respecto a las cuatro figuras de caballos, la isla sale perdiendo”

Lanzarote, 26 de octubre.- La organización transformadora Somos Lanzarote considera que no tiene ningún sentido que las instituciones de la Isla sigan sufragando el negocio del escultor británico Jason De Caires Tailor, autor de las figuras del Museo Atlántico, creado junto al puerto Marina Rubicón.

Para los asamblearios, la obra que De Caires pretende “endosar” ahora a los Centros de Arte Cultura y Turismo, The Rising Tide (“Marea creciente”) no tiene ningún vínculo con la isla ni con los centros, ni con el espíritu con el que estos fueron creados ni sus necesidades, por lo que piden al Cabildo que no invierta ni un euros más, ni en la adquisición del conjunto escultórico, que tendría un coste de 200 mil euros, del que se desconoce su utilidad ni proyección artística, ni en el material, gastos logísticos y producción expositiva a la espera de comprador, que tendría un coste de más de 15 mil euros; estas son las dos opciones planteadas por De Caires que irán esta semana al consejo de administración de los CACT.

Este grupo de gobierno del Cabildo, y en especial su presidente, Pedro San Ginés, se han empeñado en que la isla de Lanzarote y sus contribuyentes nos convirtamos en mecenas de un señor a quien no conocíamos de nada hasta que nos lo trajeron, y al que ellos mismos se han encargado de elevar a una categoría que desde luego nadie le reconoce fuera de los despachos en los que se manejan las decisiones sobre los CACT”, apunta Tomás López, portavoz de Somos Lanzarote en el Cabildo.

Por esta razón, desde Somos consideran que ninguna de las dos propuestas que se plantean en el consejo de administración de los CACT son útiles para la isla: “ni tenemos que gastar más de 15 mil euros, a los que habría que sumar gastos de traslado e instalación, en ser el expositor de estas figuras a la espera de que encuentren comprador ni mucho menos aportar 200 mil euros por las cuatro figuras de caballos; esta isla y sus instituciones no pueden estar para sufragar el negocio del señor De Caires, por mucho que se empeñe en ello Pedro San Ginés o el consejero delegado de los CACT, José Juan Lorenzo, de quien parte la propuesta”, señalan desde Somos.

Lanzarote ya estaba en el mapa

Como se ha denunciado en anteriores ocasiones, desde Somos Lanzarote creen que el Museo submariano de De Caires es un proyecto que responde a intereses privados, los de los negocios turísticos de la zona, y que ha sido sufragado con fondos públicos. “Desde el objetivo del museo hasta el alquiler de los locales, todo evidencia que han querido disfrazar de público el que es un proyecto de una serie de empresarios particulares”.

Por eso, Somos Lanzarote considera un despropósito la misma idea que De Caires tiene sobre esta isla, sobre la que ha llegado a asegurar que “el museo submarino va a poner a Lanzarote en el mapa mundial”. Frente a ello, Somos Lanzarote opina que “falta dignidad” por parte del grupo de Gobierno del Cabildo liderado por San Ginés para aclararle a De Caires que “la isla lleva tiempo en el mapa, concretamente más de medio siglo en el mapa turístico, desde que la sociedad insular, con artistas como Manrique a la cabeza, idearon un modelo sostenible, de calidad, original y único, imposible de replicar en Cacún ni el Caribe, como sí lo están las esculturas de Taylor”.

Al contrario, opinan desde Somos Lanzarote, quien ha debido descubrir a Lanzarote, y sobre todo las posibilidades que le ofrece la mediocridad de algunos de sus políticos, es De Caires, quien parece haber centrado su negocio como artista en el dinero público de esta isla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×