SOMOS LANZAROTE lamenta “las formas y el fondo” de la aprobación de la Ley del Suelo: “se hace necesaria una reacción social por la sostenibilidad de Canarias”

Lanzarote, 9 de agosto de 2016.- Una ley llena de sombras que se ha aprobado de la peor de las maneras: sin participación, sin interés por buscar consensos y sin tan siquiera respeto institucional, pasando por alto las importantes observaciones realizadas por un órgano como el Consejo Consultivo de Canarias. De este modo valora la organización SOMOS LANZAROTE la aprobación, en el día de ayer, de la Ley del Suelo de Canarias por parte de Coalición Canaria y PSOE, miembros del pacto de Gobierno autonómico.

Que el gobierno de Fernando Clavijo y Patricia Hernández aprueben su ley estrella en pleno mes de agosto, deprisa y corriendo, sin haber permitido apenas la participación de la ciudadanía y de los colectivos que conforman la sociedad civil de las islas, demuestra que estamos ante un proyecto legislativo cuyo objetivo fundamental no es promover el desarrollo social y ambientalmente sostenible de Canarias, sino contentar a determinados intereses políticos y económicos que perciben al archipiélago como un solar”, apuntan desde la organización transformadora insular.

Para SOMOS LANZAROTE, el Gobierno utiliza la excusa del trámite parlamentario para obviar un necesario y verdadero proceso de reflexión y participación sobre el futuro de las Islas y de su territorio, y recuerdan a Coalición Canaria y PSOE que “hay vida fuera del Parlamento de Canarias”.

Desde organizaciones culturales, sociales y ecologistas a colegios profesionales, instituciones municipales, insulares y órganos autonómicos, se han pronunciado de las últimas semanas en torno a la necesidad de replantear con cautela el ordenamiento territorial canario”, recuerdan. Una realidad que “CC y PSOE desprecian, ignoran y silencian”, apuntan desde Somos Lanzarote.

Frente a ello, la organización transformadora considera imprescindible que la ciudadanía canaria tome conciencia de los posibles perjuicios de un proyecto que promueve la desintegración del planeamiento territorial insular: “Canarias, su territorio y su pueblo, no pueden permitir un marco jurídico que ponga en riesgo la sostenibilidad ambiental y social, ni que atente contra un bien escaso, frágil y valioso como el territorio”.

Por eso, añaden, “se hace necesaria una reacción social, que implique a la ciudadanía, y que demuestre a quienes gobiernan que el territorio y el medio ambiente no son temas exclusivos de una cámara como el parlamento, sino asuntos en los que canarios y canarias se juegan su futuro y el de las próximas generaciones”, concluyen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×