Tenerife es el farolillo rojo del reciclaje en la Unión Europea: “gracias, señor Valbuena”

Felicidades señor Valbuena por habernos llevado a esta situación y, sobre todo, por echar a los niños del complejo ambiental de Arico después de más de diez años de concienciación, otra medida estrella sin duda que dice mucho de su nivel de compromiso con el futuro de esta tierra que debe ser el que le llevó a dedicarse ilegalmente a hacer tasaciones privadas mientras cobraba exclusivas como Consejero de Medio Ambiente del Cabildo donde, a la vista está, le sobraba tiempo para todo”

Hace ahora tres años, el 3 de enero de 2017, José Antonio Valbuena daba una rueda de prensa en el Cabildo de Tenerife para anunciar lo siguiente: “La isla de Tenerife recicló un 20 por ciento de los residuos generados en 2016 gracias al incremento en la recogida selectiva de materia, envases, vidrio, papel y cartón”. No es inventado, así está en el comunicado de prensa del propio Cabildo y así lo recogieron las agencias. Lo de ‘materia’ nadie sabe lo que es pero bueno…

Aquellos sorprendentes números, que nunca se pudieron consultar en ningún sitio, hicieron que les pidiéramos la información (los datos que manejamos nosotros de las empresas que se encargan del supuesto reciclaje son muy distintos) y, como en los viejos tiempos, nos respondieron con aquel ya trasnochado “pídalo usted por escrito” del tardofranquismo, tratándose de información de carácter medioambiental que la Ley obliga a transparentar en todo momento y circunstancia. Nunca se supo, hasta ahora, donde el mismo personaje, ya al timón de la política medioambiental no de Tenerife sino de Canarias por aquello del principio de incompetencia de Peter; viene a afirmar que nos encontramos a la cola de Europa, y desde luego de España también, en materia de reciclaje. Pero no sólo dice eso el caballero, va más a allá y afirma sin rubor de ningún tipo que “la cantidad de residuos que se recogen de manera separada (85.190,53 toneladas en 2016), sólo el 18% se recicla. Eso quiere decir que el 81% sigue vertiéndose al medio, a pesar de haber pasado por un ciclo de recogida selectiva previa”. Que el que tenía alguna duda sobre lo que ocurre con la basura que separa en casa, gentilmente, el flamante consejero de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias ha venido a aclarárselo, tres años después de echar las campanas al vuelo, en el surrealista artículo de El Día este pasado 29 de diciembre.

Se queja Valbuena, el que nos echara de la Comisión de Residuos del Cabildo por críticos y con la inestimable colaboración de Fernando Sabaté y Podemos, de falta de legislación para afrontar el problema cuando en 2009, como consejero del Cabildo, levantó la mano junto con su grupo para aprobar el PTEOR (Plan de Residuos modélico en su momento y aún hoy en día pero que nunca entró en vigor) que una vez llegó al área de Medio Ambiente en 2015 se encargó de dinamitar con la ayuda de otros que intentaban trincar de aquí y de allí. Y hoy en día, gracias a esa política de acallar a los críticos echándolos de las comisiones (¡se cargó hasta la Mesa de Fertilización Orgánica recogida en el PTEOR y que era el elemento clave para dar salida a la materia orgánica que representa más del 40% de los residuos en peso!); resulta ser que Canarias está a la cola de la Unión Europa, y Tenerife a la cola de Canarias según los números de verdad y no los inventados, y ese 50% al que estábamos obligados en 2020, según el Valbuena de ahora, se queda en un pírrico 11% que, curiosamente, coincide casi de manera milimétrica con los números que ha dado siempre el Foro contra la Incineración frente a ese 70 u 80%, que nos ponían a la cabeza de España, que siempre ha vendido la mafia de Ecoembes que alegó contra el PTEOR porque, según ellos, pretendía reciclar mucho cuando el único objetivo era llegar al 2020 cumpliendo, o acaso acercándose lo más posible, a las exigencias de la Unión Europea.

Pero Valbuena planteó que todo aquello no servía para nada, pese a haberlo votado, y se inventó no sé qué del “nuevo modelo”, que nunca se concretó en nada más que patéticos brindis al sol a cuenta de la incineradora que, hay que decirlo, dimensionada como estaba en el PTEOR y pese a habernos opuesto siempre a ella, era un mal menor si lo comparamos con las consecuencias gravísimas que para esta tierra ha tenido la irresponsabilidad de Valbuena, y otros como el Sabaté y demás eco-empresarios en la pasada legislatura, al enviar a vía muerta el Plan Territorial de Ordenación de los Residuos de la Isla de Tenerife, documento de consenso que llevó años de trabajo y esfuerzo para que estos sinvergüenzas políticos nos hayan llevado, de la mano de la irresponsabilidad y el protagonismo absurdo, al caos actual que amenaza con llevarnos al terreno de las graves sanciones de la Unión Europea por encontrarnos en 2020 a años luz de los objetivos a los que veníamos obligados por la normativa comunitaria.

Los olores del vertedero, que habían remitido hace unos años, están volviendo a ser protagonistas de la vida de muchos vecinos de Arico. El radio de acción de éstos se extiende ahora también a las partes altas del municipio y cada noche representan un pestilente rastro de gases, de efecto invernadero en buena parte, que dan muestra de hasta qué punto el afán de protagonismo y la irresponsabilidad ¡si no les gustaba el PTEOR por qué no hicieron otro plan! nos pueden llevar al caos más absoluto que es justo la situación en la que nos encontramos entrado 2020, el año en el que teníamos que reciclar el 50% y no nos acercamos ni al 15%. Ahora es hora de pagar, eso sí entre todos, la cara factura no sólo en términos ambientales, que es lo realmente importante, sino de las sanciones comunitarias que están a punto de caramelo. Felicidades señor Valbuena por habernos llevado a esta situación y, sobre todo, por echar a los niños del complejo ambiental de Arico después de más de diez años de concienciación, otra medida estrella sin duda que dice mucho de su nivel de compromiso con el futuro de esta tierra que debe ser el que le llevó a dedicarse ilegalmente a hacer tasaciones privadas mientras cobraba exclusivas como Consejero de Medio Ambiente del Cabildo donde, a la vista está, le sobraba tiempo para todo.

Fuente: https://noincineraciontenerife.wordpress.com/




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×