Textos del Primer Congreso del MLNC I

El independentismo canario ha vivido a lo largo de su historia importantes procesos de acumulación de fuerzas, siendo posiblemente el Primer Congreso del Movimiento de Liberación Nacional de Canarias (MLNC) -celebrado hace más de 15 años en la ciudad de Aguere- el evento de estas características más importante de la historia del independentismo isleño. Como relataba el semanario Liberación en su número 55 (diciembre de 2000):

comillas1

Durante los pasados días 8, 9 y 10 de diciembre se celebró en el Aula Magna del Campus de Guajara en la Universidad de La Laguna, Tenerife, el I Congreso del Movimiento de Liberación Nacional de Canarias. Durante el mismo unos 500 congresistas acreditados de más de una veintena de organizaciones de todas las Islas, debatieron, modificaron y aprobaron las líneas generales que marcarán la pauta en la organización, la estrategia y la ideología de los independentistas canarios. Todo con la firme intención de crear un nuevo espacio social y político integrado por todas aquellas personas que piensan que Canarias debe tener las oportunidad democrática de acceder a la independencia”

¿Qué fue del MLNC?

El MLNC se quedó en ese primer congreso. De lo acordado en sus sesiones se articuló muy poco en los siguientes años. Los esfuerzos se centraron en una apuesta electoral fallida, y no se logró un encaje dinámico del conjunto orgánico que resultó de ese primer encuentro. No hubo un segundo congreso del MLNC.

Los textos del Primer Congreso del MLNC

Aunque se podría profundizar en los diferentes factores que provocaron que este proyecto frustrara sus objetivos hasta el punto de quedar prácticamente olvidado, consideramos mucho más interesante desempolvar los textos que dinamizaron las discusiones de aquellas jornadas -ya lejanas- y ofrecer una selección de los mismos a nuestros lectores y lectoras.

En esta primera entrega, publicamos la denominada “Declaración de La Gomera”, texto de mínimos firmado en San Sebastián de La Gomera un año antes de la celebración del Congreso, y “Las cuatro bases estratégicas del MLNC”. Ambos textos aparecen recogidos en la Ponencia Estratégica.

linea azulia

Declaración de La Gomera

Las distintas organizaciones reunidas en La Gomera el 21 de noviembre de 1999 con el propósito de estructurar el MLNC deciden por unanimidad adoptar dos objetivos fundamentales:

Apostamos por la liberación y la soberanía nacional del Archipiélago, es decir por la independencia política y económica, por el ejercicio de la soberanía popular en el marco de un estado canario independiente de España.

Apostamos por la liberación social, por la soberanía popular entendida como la constitución democrática de un espacio político, económico, social y cultural en el que el pueblo canario pueda luchar por los derechos que no ejerce y ejercer los derechos por lo que ha luchado.

Por todo ello, nos situamos dentro del marco político de la izquierda.

La Mesa Promotora del MLNC hace un llamamiento a quienes suscriben esta declaración para que contribuyan con su esfuerzo a este proceso abierto y esperanzador.

 

San Sebastián de La Gomera, 21 de noviembre de 1999

 

mnlc siglas

 

Las cuatro bases estratégicas del MLNC

La estrategia del MLNC se conducirá por estas cuatro bases en su acción política, social e institucional, en sus alianzas y relaciones con otras organizaciones, colectivos y personas y en la opinión pública.

I. Pensar de nuevo la independencia

Es necesario superar la resistencia a cambiar algunos de los esquemas que determinaron el concepto de liberación nacional heredado en los últimos treinta años, porque el objetivo no es recuperar a la antigua militancia, sino convencer a personas y sectores populares que están por la construcción nacional, pero identifican la independencia con una estrategia en la que no se ven reflejados, aislada del pueblo canario y blanco fácil de la propaganda unionista. Nos proponemos teorizar y desarrollar políticamente en el trabajo cotidiano una nueva concepción de la independencia, que sólo será efectiva si logra romper con esa tradición y dar comienzo a otra distinta por separado, con vocación de mayoría social. La estrategia del MLNC ha de poner orden en la confusión teórica y política existente, ofrecer un cuadro claro del método y el objetivo estratégico desde el rechazo de las fórmulas intermedias, orillar o eludir cualquier dogmatismo conservador y presionar desde la firmeza a los partidarios de la ambigüedad política para que se definan o para desenmascáralos.

II. Salir de la marginalidad y fundirse con el pueblo

La sustitución del verbalismo por un trabajo social constante que suele dejar atrás cualquier discusión conceptual que no tenga utilidad en el momento marca la diferencia del MLNC con otras propuestas de organización y confluencia. Para salir de la marginalidad partimos de un estado de ánimo caracterizado por la apertura y el anclaje en el presente y la vida real: lo determinante es lo que se hace. En la nueva etapa el principio de legitimación va estar del lado de las personas y los colectivos que hacen cosas concretas en el seno del pueblo, que surgen del pueblo y forman parte inseparable de él. Hablar y reunirse no es suficiente para aspirar a la dirección política y cualquier protagonismo depende del respaldo social, la inteligencia, los recursos y el esfuerzo. Esa es la única vía para que el MLNC acoja a los mejores activistas del pueblo canario con una propuesta que debe ser, en primer lugar, integradora de la mayoría ciudadana desorganizada, antes que de organizaciones que no apuesten claramente por ser verdaderamente representativas y hegemónicas en el seno del pueblo.

III. Promover una voluntad de soberanía

La soberanía es el punto de encuentro. La nueva estrategia de independencia ha de ser capaz de agregar los intereses colectivos en un horizonte común, de manera que una mayoría social pueda sentirse parte de un proyecto compartido: el estado canario independiente. El MLNC pretende promover dentro del pueblo canario la voluntad de ser soberanos y ejercer en plenitud el derecho a elegir cómo querremos que sea nuestra interdependencia con el mundo en la época de la globalización, que agrava las consecuencias de la actual dependencia de España a la vez que abre nuevas oportunidades de construcción nacional. La voluntad de soberanía surge sólo si el pueblo asume el objetivo de la independencia y consigue abrir la agenda del estado español y de la comunidad internacional. La autodeterminación es el medio de expresión de esa voluntad para alcanzar ese objetivo, es decir, frente a toda ambigüedad la meta declarada del MLNC no es que el derecho interno español recoja el derecho de autodeterminación de Canarias, sino su secesión de España a través de un proceso de descolonización negociado desde la legalidad y supervisado internacionalmente.

IV. Crear un marco democrático propio de liberación social

La nueva estrategia de liberación nacional también debe ser un medio para organizar iniciativas dispersas en torno a un programa centrado en la democratización radical de las esferas pública y privada: una sociedad civil independiente. Esto es obligado porque aunque el autogobierno democrático no puede sustituir a la autodeterminación nacional, siendo esta la forma superior de aquel, la autodeterminación nacional nunca es garantía, por sí sola, de autogobierno democrático una vez alcanzada la independencia. La soberanía nacional es la construcción de soberanía popular en el marco de un estado independiente, democrático y pluralista, en el que cada persona pueda ejercer los derechos por los que ha luchado y luchar por los que no ejerce, dentro de un paradigma económico de desarrollo sostenible e interdependiente. Liberación nacional y liberación social son para el MLNC sinónimos inseparables que determinan su orientación de izquierda, tanto antes como después de la independencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×