THE END (66 palabras)

Lo último que recuerdo, antes del terrible impacto, es la aguja señalando ciento sesenta kilómetros por hora y un sinfín de vueltas de campana mareantes sobre el mojado asfalto de la autopista del Norte. Después, la más absoluta oscuridad. Ahora no sé dónde estoy. No puedo moverme ni hablar; no oigo ni veo nada. Solo puedo pensar… y recordar los episodios más hermosos de mi vida.

Daniel Olivera




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×